[REPORTAJE] ‘Bring Me The Horizon’ en Madrid, espectáculo audiovisual.

bmth-final-50

El pasado 10 de Abril uno de los grupos de post hardcore más importantes del mundo, nada más y nada menos que ‘Bring Me The Horizon’, el grupo de Oli Sykes vinieron con ‘Don Broco’ a dar un espectáculo audiovisual a la capital madrileña.

‘DON BROCO’, ACTITUD Y ENERGÍA.

DON BROCO

Después de un buen rato esperando dentro de la sala, en la que el público, ya muy enchufado, cantaba openings de anime como ‘Digimon’, ‘Pokémon’ u ‘Oliver y Benji’ por fin salieron al escenario, los teloneros, ‘Don Broco’.

Desde el principio el grupo ya mostró lo que iban a dar de sí en el escenario, el cantante lo daba todo, saltaba y brincaba, bailaba sin parar, el batería tocaba de forma impresionante mientras cantaba algunas frases con una energía alucinante y el guitarrista y, sobretodo, el bajista, mostraban un buen nivel con sus instrumentos. Fue sin duda un gran aperitivo, mucho mejor de lo que todos esperábamos, incluso se animaron a pedir un mosh pit al final (que acabó con bastante gente apretada) e hicieron una pequeña y corta versión de ‘Killing in the name’ de ‘Rage Against The Machine’. No soy fan de la banda pero un joven que tenía al lado sí lo era y había estado anteriormente en sus conciertos, y no paraba de repetir que habían mejorado mucho, que habían cambiado gran parte de los riffs y que el grupo estaba muy muy motivado.

Sin duda, después de su concierto a mí me lograron enganchar, algo que sus Cds no conseguían y ahora los oiré de otra forma.

‘BRING ME THE HORIZON’, IMPRESIONADO A MEJOR.

DOOMED

En la sala cada vez el calor era mayor, la gente estaba más apretada, estaba todo lleno y la impaciencia se notaba en el ambiente, podías oír cómo cuando terminaba una canción de las reproducidas por los altavoces la gente aguantaba la respiración, esperando que ese momento de pausa fuera el introductorio para el grupo al que habían ido a ver.

Después de una espera (que se hizo eterna) la música se paró, las luces se apagaron y las pantallas comenzaron a encenderse, haciendo unas preciosas figuras abstractas, mientras que el principio de la primera canción, ‘Doomed’, empezaba a sonar. El grupo por fin pisó el escenario y, cuando Oliver Sykes entró en escena, la sala enloqueció.

El principio de esa especie de balada introductoria de ‘That’s The Spirit’ fue muy impresionante, Oliver Sykes y Jordan Fish cumplían vocalmente, sin florituras, eran efectivos y ya, en parte supuse que era porque la parte importante de esa parte del espectáculo (las dos primeras canciones daban esta sensación) era la escenificación y es que esta era impresionante, la pantalla formaba formas preciosas, el paraguas que simboliza su nuevo CD y las luces de la sala se apagaban y encendían a juego con la propia canción.

Cuando terminó la canción, con sus respectivos aplausos, la gente ya se esperaba lo que venía cuando todo se apagó y, tras un corto momento de silencio casi ceremonial, que se rompió cuando ‘Happy Song’ comenzó, mientras las pantallas decían el “S-P-I-R-I-T SPIRIT LET’S HEAR IT!” en letra blanca con fondo amarillo y una sonrisa, los coros de voces blancas pre-grabados empujaban a la gente a corear la simple frase introductoria (hubo momentos que se oía más al público que a las voces pre-grabadas) y, por supuesto, los cañones de humo hicieron una buena compañía al single de ‘That’s The Spirit’. La canción musicalmente fue extraña, Jordan Fish cantaba casi más que Oliver Sykes (yo no me quejo, soy fan confeso de Jordan Fish y considero que tiene una gran voz) y Oli se dedicaba básicamente a hacer más la parte de screamo y voz rota mientras que el teclista se encargaba de las voces limpias, aunque fue una mezcla rara, fue efectiva, la canción sonó muy bien y, como ya he mencionado, con una gran puesta en escena.

OLI

Tras esta canción no hubo parón para respirar, en seguida empezó uno de esos temazos del CD que posiblemente más fama les dio, ‘Go To Hell, For Heaven’s Sake’, una de mis favoritas, la canción estuvo cargada de energía y Oli Sykes, aunque se saltaba algunos versos para que cantara el público (una práctica que ya tenemos todos muy vista y tiene como objetivo tomar aire o simplemente evitar con disimulo una parte difícil) se esforzaba por gritar, tanto guturales como screamo, y daba unas grandes grandes sorpresas, de verdad, yo era de los que pensaba que su voz ya no es lo que era pero consiguió hacer un gran papel. Lástima que yo por ejemplo no pude disfrutar del todo bien de esta canción por culpa de un público que más que estar enchufado era un tanto maleducado, yo comprendía que la gente quisiera hacer mosh, es más, Oli Sykes los pedía, pero algunos se dedicaban a golpear y empujar a gente que ni estaba en el mosh ni le interesaba y otros aprovechaban los mismos para pelearse o empujar al resto y quedarse ellos más anchos.

Otra vez sin un momento para respirar (que algunos os aseguro que necesitábamos) ‘Bring Me The Horizon’ disparó otro temazo de ‘Sempiternal’ (parecía una gira de este CD más que del nuevo), ‘The House of Wolves’ otro de esos temas energéticos del álbum que sonó muy bien en directo, Oliver Sykes volvía a darlo todo con los gritos (algunos agudos daban verdadero pavor), la batería se lució y Jordan Fish daba un apoyo vocal de gran calidad, el teclista fue posiblemente el mejor del concierto, haciendo varias cosas (teclado, voces y percusión) y todas con un gran nivel de talento.

Aquí llegó el que para mí era uno de los platos fuertes del concierto y que rezaba por que tocaran, ‘Chelsea Smile’, uno de los himnos de la banda y la canción más famosa posiblemente de ‘Suicide Season’ y la verdad es que me dejó boquiabierto, Oli estaba en su salsa, esta vez él era el protagonista, no Jordan y recuerdo perfectamente un momento genial en el que el público coreaba el “REPENT REPENT” mientras que Oliver contestaba con un perfecto gutural y un grito final que me heló la sangre en las venas, si tuviera que decir qué canciones me sorprendieron del concierto, sin duda ‘Chelsea Smile’ sería la que más, y fue para bien, quizá sin tanto adorno de luces pero con lo que importa, una base musical y una acción vocal realmente rompedora.

THRONE

La siguiente canción fue ‘Throne’, ese single de ‘That’s The Spirit’ que tiene toques de nu-metal y la verdad es que sonó muy bien, volvieron a lucirse de forma escenográfica y el grupo musicalmente volvió a hacer un gran trabajo (los instrumentos no flojearon en ningún momento del concierto aunque tampoco tuvieron momentos de especial brillantez, excepto algunos de los dos percusionistas) y las voces de Oli Sykes y Jordan volvieron a cumplir muy bien, aunque lo que destacó de esta canción fue sin duda los juegos de luces y los cañones de humo, parecía que las canciones de ‘That’s The Spirit’ estaban hechas para impresionar visualmente y desde luego que al menos conmigo lo consiguieron.

‘Shadow Moses’ fue otra de esas canciones, esas que me llamaron bastante la atención, como todas las de ‘Sempiternal’, la flor de la vida fue protagonista en las pantallas que acompañaban al grupo, esta canción era como el himno de su disco más exitoso y todos esperábamos que la mimaran especialmente en directo y así fue, Oliver Sykes lo dio todo, los gritos de “This is Sempiternal!” rebotaban entre las paredes de la sala y, sobretodo, cuando la canción rompió después del “We’re going nowhere” fue un momento increíble, con los cañones de humo a toda potencia y la gente dejándose los pies en el suelo.

Con ‘Sleepwalking’ llegó una canción que no estuvo para nada mal, no llegó a las mejores del concierto (‘Chelsea Smile’ y ‘Shadow Moses’ hasta ese momento) pero tampoco fue tan mala como esperaba (se hizo famoso el caso en el que Oli no cantaba y ponían “backing vocals” de fondo en esta canción, esta vez bajaron de tono la canción, por lo que Sykes llegaba a más notas y Jordan volvió a hacer su aparición), fue normalita, superando las expectativas pero sin destacar.

Después de esa canción sí llego una que fue realmente buena, ‘True Friends’, uno de los mejores temas de su último disco, si no el mejor, Jordan y Oliver hicieron un gran juego en equipo, la canción sonó espectacular, el teclado, los coros, el instrumental y la batería fueron muy muy correctos y la gente demostraba que era una canción que gustaba a los fans, posiblemente fue, junto con ‘Drown’, la mejor canción en directo del último disco.

FOLLOW YOU

Con ‘Follow You’ llegó un momento extraño. Una balada en un concierto de ‘Bring Me The Horizon’, no diré que no me gustó, encontré que fue una de las canciones con las Oliver más se lució, pero tampoco me impresionó, no me emocioné y se supone que eso es lo que busca una balada como esta, simplemente la aprobé musicalmente, las voces estaban bien, el instrumental cumplía y los corazones de las pantallas estaban geniales pero no me emocioné, no lloré, fue como un momento de descansó para mí, sé que para todo el mundo no fue igual, vi a gente grabándola emocionados para sus parejas pero supongo que a mí esa canción nunca me llegó a tocar del todo.

Sí lo hizo la siguiente, ‘Can You Feel My Heart’, sí, todo el mundo gritó cuando empezó a sonar el principio electrónico de su canción más conocida y sí, es tan buena en directo como parece, en esta canción sí me emocioné yo y noté emoción por parte de Oliver, el propio grupo parecía dejarse toda la piel en hacer que su tema más reproducido sonara lo mejor posible en directo, al fin y al cabo hay gente que va a verlos solo por oír este tipo de canciones y sí, fue muy buena, a veces ni se oía al grupo de lo muchísimo que gritaba la gente la letra de la canción, fue como una unión de unos pocos minutos por un sentimiento común.

Con ‘Antivist’ llegó otro gran momento del directo, quizá el que mejor recuerdo guardo, todo el mundo alzando los dedos corazón mientras la canción empezaba. De este tema tengo que destacar la guitarra, aunque en el concierto, como ya he dicho, el guitarrista cumplía muy bien pero sin lucirse en esta canción me cerró la boca, la guitarra sonó mejor que nunca, fuerte, machacona, rápida, vocalmente fue muy correcta y la batería también se lució. Un combo guitarra-batería muy destacable.

Con esta canción el grupo se despidió y se fue del escenario, nadie se movió, todo el mundo se esperaba el “encore”, es decir, ¿cómo se iban a ir sin tocar ‘Drown’, su primer single de su último CD? El público, casi ritualmente, gritó el “One more song” y así obedeció el grupo, dejando a todo el mundo boquiabierto.

Llamas se encendieron en las pantallas y comenzó ‘Blessed With a Curse’, sí, tal como lo leéis, ‘Blessed With a Curse’, ni conté cuánta gente se quedó con la boca abierta pero fueron muchas personas, incluido un servidor, de hecho, recuerdo callarme toda la canción (me costó) para poder comprobar que Oliver estaba cantando, que no era playback, ni un show de Jordan, y así fue, Oli la cantó entera y lo hizo muy pero que muy bien, se le oía a la perfección y se le notaba muchísimo sentimiento en su ronca voz, quedamos todos impresionados para bien con esta canción, para muy bien, aunque ya os digo, no esperéis una versión como la del CD, se parece pero es como… más melódica por así decirlo, aún así, muy pero que muy buena.

DROWN

Y sí, por fin llegó la conclusión, las siglas del grupo aparecieron en pantalla y empezó la esperada ‘Drown’, mucho más energética en concierto que en el disco, una buena versión, mejorando en lo que falla (un principio un tanto flojo y soso) y una fiesta en directo, la gente saltaba sin parar, la gritaba y el grupo volvió a darle su toque espectacular con humo y una muy buena presentación.

CONCLUSIÓN.

Cuando el concierto terminó y me junte con mis amigos que habían estado en el concierto salió el tema de un posible playback en algunas canciones, como ‘Happy Song’, admito que sí noté el uso de backing vocals y, como ya he dicho en todo el post, Jordan canta más que Oli en muchas partes del concierto, pero yo no soy de los que creen que el grupo sea solo Oliver así que no me pareció mal que Jordan cantase tanto, además teniendo en cuenta que tiene una muy buena voz. La conclusión con la que salí hace dos semanas de la sala “La Riviera” fue que ‘Bring Me The Horizon’ eran buenos en directo, quizá no espectaculares musicalmente ni son el grupo con mejor directo del mundo pero son buenos, con una gran preparación audiovisual y un gran empeño por parte del grupo.

P.D: Gracias a @alvaro93pb@Arishinoda_ y a @DysenteryAlex_ por estas geniales fotos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s