[Reportaje] Sum 41 en la Sala Razzmatazz de Barcelona: “El renacer de una historia”

img-20170119-wa0025

Nueve y tantas de la noche. 17 de Enero. Sala Razzmatazz de Barcelona. Una sala llena hasta los topes. Me encuentro en medio de un meollo de gente que me lleva de un lado de otro como si no tuviese voluntad, sin el espacio mínimo para hacer pogos y una maraña variopinta de gente que salta, se mueve y sucumbe a la locura del ambiente.

Retrocediendo unas horas, nosotros estábamos fuera de la sala, esperando que abrieran la puerta por la que entran los medios de prensa, con muchas ganas de entrar, aunque con ciertas dudas del estado de forma de la banda canadiense, criticada tanto como amada en lo que a sus directos se refiere. Muchos recordamos los graves problemas del vocalista, Deryck Whibley, con el alcohol, dejándole en un estado terrible del que se ha tenido que recuperar durante años, y que perjudicaba de forma gigantesca a su voz en directo. La banda no hacía gira desde 2011, con su álbum ‘Screaming Bloody Murder’ y, sin duda, han sufrido una revolución en la estructura del grupo y en el rumbo que han decidido tomar en su nuevo álbum ’13 voices’.

img-20170119-wa0032

Con cierto retraso, una sala casi llena recibía a Paerish, los teloneros, que, pese a todos los ánimos y toda la dedicación que deben tener las más que correctas canciones y la preparada puesta en escena, sonaron mal. Su rock alternativo con toques de punk se vio claramente estropeado por el mal sonido y el estado decepcionante de voz del cantante que, a mi subjetivo oído, iba forzado y desafinaba habitualmente. Estos problemas no se perciben en estudio, formato en el cual la voz está bien masterizada y arreglada y se pueden encontrar temas bastante decentes.

 

Los canadienses empezaron un poco tarde, pero la espera no se hizo larga pese a las ganas del público. ‘Murder of Crows’, primer tema de su último álbum, puede ser algo contenido para un inicio de concierto, en el que se espera más potencia, pero en combinación con ‘Fake My Own Death’ funciona realmente bien. Esta segunda canción, y primer single del álbum, constituyó un torbellino de potencia que levantó al público, desatado, con la energía y caos que caracteriza a los fans de alrededor de España.

 

No se podía estar en medio de la sala, así que retrocedimos para poder disfrutar de una sucesión de grandes temas que vuelven loco a cualquiera. ‘The Hell Song’, ‘Over My Head’, ‘Goddamn I’m Dead Again’ fueron un punto álgido para cualquier asistente. Lo mejor de todo es que: ¡Sorpresa! los canadienses estaban sonando realmente bien y Deryck estaba demostrando tener un estado vocal remarcable y sorprendentemente eficaz dado a todo lo que ha llegado a pasar.

 

Temas como ‘Screaming Bloody Murder’ el homónimo de su álbum de 2008 y una de mis canciones favoritas de Sum 41, y ‘There Will Be Blood’ un gran tema, con toques punk y unos acertados coros de Dave Baksh, guitarrista fundador que ha vuelto recientemente a la banda, y menos mal, porque rebosa tablas y carisma.

‘War’ es un corte lento solvente y en directo gana especialmente y funciona genial como descanso antes de la vuelta a los “Sum 41 antiguos” (según la misma banda) con ‘Motivation’, ‘Grab the Devil by the Horns and Fuck Him Up the Ass’ (título sugerente) y ‘We’re All to Blame’ donde se formaron unos mosh pits descomunales.

La banda canadiense nos estaba dejando con buen sabor de boca, defendiendo con mucha energía su propuesta en directo y sus temazos que a muchos nos marcaron la adolescencia. Con intención de jugar un poco en el escenario, incluso se atrevieron a tocar una pequeña versión de ‘Hot For Teacher’ de Van Halen, entre risas. La banda de pop punk no se dejó ningún tema en el tintero, formando una de las setlist mejor construidas que he podido ver en directo, sin dejar un respiro, tema tras otro encantando al público.

El clímax del concierto fue el momento que Deryck Whibley cruzó una sala desatada para situarse en la parte de atrás y tocar unas canciones más cerca de los fans. ‘Makes No Difference’ sonó de esta forma, y sobretodo la balada: ‘With Me’, un tema emocional que adquiere una forma diferente cuando una multitud lo canta.

De vuelta al escenario principal, ‘God Save Us All’ del último álbum, que habiéndolo escuchado poco, las primeras impresiones son notables y funciona muy bien a estas alturas de show.

La fiesta no paró en la hora y 45 minutos de concierto. Los miembros estaban en buen estado de forma: Jason Mc Caslin, el bajista, los ya mencionados Dave Baksh y Deryck Whibley y sobretodo Frank Zummo, nuevo baterista de la banda y máquina donde los haya. Zummo sorprendió durante su acertado solo de batería y durante todas las canciones, aportando un plus y llevando a la banda de la mano. Ya en la recta final y después de una curiosa versión del ‘We Will Rock You’ de Queen, sacaron toda la artillería pesada y se dejaron llevar con temas como ‘Still Waiting’ o ‘In Too Deep’ míticos para los fans del pop punk. Personalmente, los disfruté a rabiar, como si volviera a ser un adolescente.

Ya en los bises, uno de los mejores momentos de la noche: una introducción de piano iniciaba ‘Pieces’ gran momento emotivo para muchos, para mi un muy buen tema elegantemente defendido. ‘Welcome to Hell’ destacó muchísimo después de tal momento tierno, cosa que se aceleró muchísimo con la conclusiva ‘Fat Lip’ un revulsivo en vena, perfecta para poner la guinda a la noche.

Sorprendentemente, y pese a que ya me veía saliendo de la sala, los cánticos pidiendo otro bis en el público estaban presentes y los canadienses, que se lo estaban pasando en grande, nos sorprendieron. Los primeros acordes de ‘Pain For Pleasure’ ya se podían percibir y ellos salieron al escenario vestidos con pelucas, cintas para el pelo, pantalones de leopardo… un divertido look glam presente en el videoclip de este breve tema de metal con el que el público se echó unas risas, un hilarante bonus track.

No sé si ese reportero que esperaba para entrar tenía bajas expectativas o si realmente Sum 41 se superaron este 17 de Enero de 2017, pero esta gira está configurando poco a poco un renacimiento de la esencia de la banda, centrada en una defensa férrea de sus temas, nuevos y clásicos, en directo.

img-20170119-wa0026

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s