[Reportaje] El pistoletazo de salida a la gira OT2017 en Barcelona

IMG_2962
El cast de OT al completo. Foto: Esther Cobos.

Me dicen cuando empezó OT 2017 que lo iba a vivir tan intensamente y no me lo creo. Tras la última entrada que publiqué con mis 10 actuaciones imprescindibles, sólo podía cerrar esta etapa con la crónica del inicio de gira en Barcelona. Después de dos meses y medio de espera y con las entradas desde el día que salieron, llegó el día del inicio de gira en el barcelonés Palau Sant Jordi. En esta aventura no fui sola, y es que mi mejor amiga lo ha vivido con la misma intensidad o más que yo. Teníamos la música preparada para irnos ambientando en el coche, junto con otra amiga. Algo que me impactó muchísimo es que a las 11 de la mañana había bastante cola, teniendo en cuenta que abrían puertas a las 19:30. No obstante, como a nosotras no nos incumbía mucho por tener entrada de grada, no volvimos al Palau hasta cerca de las 20h.

Una vez dentro, alucinamos con el target del concierto. Creíamos que la media de edad serían unos 20 pocos años y había muchos padres con niños, así como treintañeros o más. Nos dirigimos a nuestros sitios a esperar que empezase el show, no sin antes examinar las cámaras que habían y rezábamos para que el concierto se grabase íntegro para poder rememorarlo. Antes de empezar, tuve un presentimiento y es que tenía la corazonada de que iba a disfrutarlo muchísimo. Por cierto, un hándicap muy importante, por culpa de una faringitis que me tiene con poca voz, estuve muy limitada a la hora de corear los temas. Tenía que comportarme por el bien de mi salud.

img_2869.jpg
Arrancamos con I’m Still Standing | Foto: Esther Cobos

A las 21:30 clavadas, se apagaron las luces y el escenario se iluminó con las caras de los 16 concursantes, a la par que sonaba la sintonía del programa. Todos salieron al escenario a interpretar la mítica I’m Still Standing haciendo bailar al Palau. Justo sonar la última nota, Ricky salió corriendo del escenario y servidora estaba intuyendo lo que se avecinaba, pero no era consciente: Let Me Entertain You con la que puso al Sant Jordi patas arriba. Una vez finalizó, dio las gracias a los casi 17.000 espectadores (sold out) del Palau que estábamos presentes en el inicio de la gira y nos invitó a disfrutar de la velada. Acto seguido, Ana Guerra y Amaia interpretaron Todas Las Flores y Mireya y Juan Antonio pusieron el toque flamenco de la noche con una versión de ¡Corre! De Jesse y Joy que llevaron puramente a su terreno.

Marina, Miriam y de nuevo Juan Antonio, salieron a interpretar sus temas en solitario. Acto seguido, llegó Don’t You Worry ‘Bout A Thing de Ana Guerra y Mimi, también conocido entre los seguidores del programa como Albarracín, con una mejoría más que evidente desde la gala 1, donde la interpretaron y ambas fueron nominadas. También de la gala 1, Don’t Dream It’s Over de Alfred y Marina.

Si hay un momento del concierto que ha trascendido a los medios y no por lo musical, fue sin duda Manos Vacías de Agoney y Raoul, tema que ganó en directo y con mucha complicidad entre ambos. Al acabar, se dirigieron al público “Por el amor, por la libertad y por la visibilidad” y se besaron, dejando claro y evidente lo que comenté hace unas semanas, que esta edición de OT ha estado marcada por la libertad de expresión, sexual y causas sociales, y esto ha sido muy aplaudido por la mayor parte del público. El recinto (y las redes sociales) se volvió loco con este momento, y la verdad es que no es para menos.

img_2897.jpg
Amaia al piano | Foto: Esther Cobos

Las primeras notas de Quédate Conmigo llevaron a Nerea al escenario, demostrando que pese a tener un perfil muy de chica para BSO’s de Disney (comparable a Gisela de OT1), tiene un chorro de voz impresionante en directo. Y hablando de directo, ¡Viva la música en directo! Amaia se puso al piano para deleitarnos con Miedo, tema que interpretó en la gran final del programa. Junto con Aitana, dieron paso a Con Las Ganas, seguidas de Euphoria, Million Reasons y Symphony, esta última con los chorros de voz de Agoney y Nerea, que se marcaron una actuación espectacular. Cenizas y la pegadiza Madre Tierra fueron el ecuador del concierto, seguidas del Issues de Aitana antes de dar paso a una de las actuaciones más aclamadas de la edición y que ella misma presentó a su gran apoyo dentro del programa: No Puedo Vivir Sin Ti junto con Cepeda. No voy a negar que eché en falta el biombo que utilizaron en las galas.

Cepeda cogió su guitarra para interpretar Say You Won’t Let Go de James Arthur. Mireya fue la siguiente, con la canción que dejó el programa, Ni Un Paso Atrás y algo que me sorprendió fue la cantidad de gente de nuestro sector de la grada y de la pista que aprovechó dicha actuación para salir al baño o al bar. A-YO de Mimi fue el siguiente tema y dónde la andaluza dejó bien claro que ella además de cantar, es bailarina. Tras más de una veintena de temas, era el momento de dar paso a una grupal… ¡Y qué grupal, señores! A Quién Le Importa. Tenía un poco de miedo de verla en el concierto, debido a que la gracia que le dieron los concursantes en las galas era distribuirse por el plató y aquí era misión imposible, pero supieron defenderla muy dignamente (aunque fuese sin el sapoconcho de Roi y que muchísimos lo echamos de menos). A partir de esta grupal, todo lo que quedaba por delante hasta el final del concierto prometía ser taquicárdico.

¿He nombrado a Roi? El gallego, de los aspirantes más queridos de la edición, debutó en solitario con Heaven, con solo de guitarra eléctrica incluido y junto con Amaia interpretó Shape Of You únicamente a guitarra y voz. Agoney sin despeinarse interpretó Eloise y nos dejó a más de uno en estado de shock, alcanzando notas imposibles. Acto seguido, fue el turno de Miriam con Invisible, que, a mi parecer, tenía mejores temas en solitario como Dramas Y Comedias o I Wanna Dance With Somebody. El Palau bien iluminado y con globos blancos en las primeras filas, se rindió a Alfred y su Que Nos Sigan Las Luces, la que fuese su apuesta en solitario para representar a España en Eurovision. La mítica Shake It Out de Amaia, con una puesta en escena muy sutil sirvió para crear un clima mágico que sólo podía rematarse con City Of Stars que dejó a más de uno con los ojos empañados de lágrimas. Ambas actuaciones no sólo se consideran de las mejores de la edición, si no de toda la historia del programa.

Alfred presentó La Bikina, como una actuación que había marcado un antes y después: La ‘altanera, preciosa y orgullosa’ Ana Guerra no pudo evitar emocionarse al final del tema. Y también fue muy emocionante Chandelier de Aitana, que contrastó mucho con Lo Malo junto a Ana Guerra. El tema está arrasando a nivel nacional y todo apunta que tendremos el tema de Aitana War en las radios durante toda la temporada estival.

Si Ricky fue el encargado de abrir el concierto, Miriam lo cerraba presentando Camina, el himno de esta edición: 16 almas y un sueño, muchos miedos que contar… Dando pasos conseguimos que se hiciera realidad. Pero todo el mundo sabía que esto no podía acabar ahí y tras un pequeño bis, Alfred y Amaia nos enamoraron a todos con Tu Canción, el tema que defenderán el 12 de mayo en Lisboa durante el Festival de Eurovision. Tras presentar a la banda, liderada por Manu Guix (director musical de la academia) llegó el broche final del concierto con La Revolución Sexual, al final de la cual una larga lluvia de confeti y Alfred al trombón dejaron al recinto saltando y aplaudiendo, además de instantáneas de Marina, Raoul, Agoney, Mimi y Ricky con una bandera LGTB que alguien del público lanzó al escenario.

IMG_2962
Camina | Foto: Esther Cobos

Una vez los chicos se fueron y las luces se encendieron, las reacciones eran muy similares entre los allí presentes: Casi 2 horas y media de concierto y 37 temas supieron a poco, porque lejos de hacerse pesado fue muy ameno, intercalando perfectamente temas y no daba tiempo a asimilar una actuación que la siguiente ya estaba en marcha. Sin duda, para ser artistas que era la primera vez que estaban como tal en el Palau y no como meros espectadores, aprobados y con nota. No hubo ninguna actuación desastrosaúnicamente algunos desafines o por ejemplo, fallos de sonido en ¡Corre! Dónde en las primeras frases, el micrófono de Mireya no estaba en su mejor momento.

Y aquí no acaba todo, la sala Razzmatazz nos esperaba para acabar con esta noche mágica ambientada con temas de OT y algún himno más que los nacidos a finales de los 80 y principios de los 90 disfrutamos como enanos e incluso imitábamos algunas de las actuaciones que habíamos vivido sólo unas horas antes. Luego la que tenía que conducir de vuelta a casa (una hora y poco de coche) era la aquí humilde servidora. En total fueron casi 20 horas non stop y disfrutadas al máximo.

¿Punto y final a mi experiencia en el mundo OT2017? No, pero lo que sí tengo claro es que voy a seguir a más de un concursante muy de cerca en los nuevos proyectos en los que trabaje a partir de ahora, y espero poder compartir con vosotros alguna review o crónica sobre ellos más adelante. De momento, toca cambiar de tercio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s