[Especial] Reventa de entradas. El negocio del siglo XXI

Ed Sheeran en concierto | Font: abudhabi2.com

La música une personas. En muchísimas ocasiones, cuando algún artista que admiramos (sin importar del estilo que sea) anuncia gira, solemos enredar a esos amigos con los que compartimos gustos musicales para ir a su concierto. Y depende la repercusión del artista o banda, llega el temido momento de colas virtuales, nervios y ‘klinnex y psicólogos’, bautizado por una amiga mía como ticketstress. Además de algo bastante importante: pensar que órgano vital sale más a cuenta llevar al mercado negro. Bromas aparte, del precio de las entradas para poder disfrutar de música en directo.

En los últimos años, el precio de los conciertos ha aumentado hacia niveles estratosféricos. Artistas que en un periodo de tiempo de apenas dos años han doblado la cantidad a pagar por verlos en concierto. Y no me refiero a diferentes recintos, si no en el mismo recinto y el mismo sector. A todo esto, debemos sumarle que en conciertos de gran demanda, apenas unos minutos después de ponerse a la venta, tenemos entradas de algunas categorías agotadas y… ¡Sorpresa! Webs de reventa con un buen puñado de entradas y a precios desorbitados.

Equipo de Investigación (La Sexta), ofreció hace unos meses un interesante documental acerca de estas problemáticas que, por desgracia, cada día van en aumento.

Los que ya tenemos un rodaje en las ventas de entradas, estamos un buen rato antes pendientes de los puntos de venta autorizados (importantísimo esto para evitar disgustos), para cuando sea la hora clave, empezar ese maratón que en ocasiones nos puede llevar una hora o más por tal de conseguir nuestras preciadas entradas. Con un poco de suerte, podemos compincharnos con alguien y entre varios hacer más fácil esa proeza, pues en ocasiones los pagos dan errores, la cola virtual no avanza o mil factores más.

En el documental, se presenta el caso de los Rolling Stones cuando salieron a la venta las entradas para la gira del año pasado en Barcelona. Entradas agotadas en Ticketmaster en aproximadamente una hora, pero un sin fin de entradas en páginas de reventa, cobrando casi 8 veces más que en la página oficial. Muchas veces incluso en este punto de venta autorizado, te indica que no quedan entradas disponibles, pero si en Seatwave, que es del grupo Ticketmaster y un supuesto canal de intercambio de entradas entre fans. Completamente irreal.

Doctor Music, la promotora más potente en España, acusó abiertamente a páginas de reventa de entradas de lucrarse a costa de los fans aficionados a la música. Todo esto fue tras la venta de entradas de un concierto de Bruce Springsteen en Madrid. En una entrevista a un representante de Doctor Music, manifiesta que si antaño la reventa podía afectar al 1% del aforo de un concierto, hoy día podemos hablar del 20% o 30%. Increíble.

La reventa online beneficia únicamente al vendedor y perjudica a todo lo demás: artistas y público, que tiene que decidir ir a menos conciertos por los precios abusivos. Y los mismos artistas piden una serie de reformas para que se puedan controlar estos fraudes. Así lo dijo Alejandro Sanz (al frente de la alianza anti-revenda) durante la rueda de prensa de su macroconcierto +ES+ en el Vicente Calderón.

Otro de los puntos de interés del documental, es que los artistas actualmente ofrecen más conciertos que hace unos años. Antes se consumía más música en formato físico, pero actualmente, los fans prefieren invertir sus ahorros en música en directo y no tanto en la compra de música, ya sea en formato físico o digital. Esto de cara a las empresas de reventas es tener el cielo abierto.

El promotor encargado de la gira de Ricky Martin en Valencia el pasado año, cuenta cómo se fija el precio de las entradas: en función de los gastos que supone montar el concierto (trabajadores de montaje, pantallas, sonido, recinto…) y el caché del artista, además de aplicar el 21% del IVA. En este caso, en la plaza de toros de Valencia, ver a Ricky Martin costó 48€ en grada y 80 en pista.

Del precio de cada entrada se obtiene lo siguiente:

5-10% Beneficio del promotor
10% SGAE
21% IVA
49% Caché del artista y coste del espectáculo

Las plataformas de venta de entradas autorizadas obtienen un beneficio ‘bastante reducido’ en comparación a lo que pagamos por el ticket, en muchas ocasiones de 2 a 6€.

¿Por qué compramos en páginas de reventa?

¿Qué nos lleva a comprar entradas en páginas de reventa? Lo más común son dos factores: el desconocimiento, debido a que googleamos ‘entradas x artista’ y en muchas ocasiones, los primeros resultados son de reventa y la gente cae. El otro factor, la desesperación. Un compañero nuestro, quería ver a una banda en su gira de despedida. Las entradas en los puntos de venta oficiales duraron un suspiro y la desesperación le llevó a la reventa dónde pagó un precio mucho más alto que el original y unos gastos de gestión abusivos. Además del malestar por si esas entradas serían duplicadas. No obstante, esa gira finalmente fue cancelada y tras peleas con la plataforma y su banco, pudo recuperar el dinero de las entradas.

Otro factor que nos impulsa a comprar en reventa, es, sobre todo, el pasar de una compra premeditada a una compra compulsiva, con mensajes como que quedan un porcentaje pequeño de entradas, que se van a agotar en breves o que un número elevado de personas están viendo en ese momento la misma página que tú. Estrategias para que pagues un precio elevadísimo por ver a tus artistas favoritos en directo.

Entradas nominales

En algunos macro conciertos se ha impuesto esta modalidad de entradas que tiene como objetivo, frenar el fraude de la reventa. Ed Sheeran, U2 o en los últimos días Mumford & Sons, son partidarios de las entradas nominales en las giras más recientes en nuestro país.

¿Son una buena idea las entradas nominales? Por una parte sí, rotundamente. El problema viene cuando por mil factores no puedes ir al concierto (es muy fácil que surjan imprevistos cuando en ocasiones se compran entradas con más de 8 meses de antelación) y quieres vender la entrada por el precio de venta, incluso inferior, o regalarla a un amigo. Realmente cuando no quieres sacarle beneficio, si no recuperar tu dinero por no poder asistir, es un gran problema. En estos últimos casos, si no tienes muy claro el poder asistir al concierto, hay que pensarse muy bien si batallar por las entradas o esperarte a la siguiente gira.


En resumen, la reventa de entradas, por desgracia, es uno de los grandes negocios de los últimos años. Un negocio que juega con los sueños y las ilusiones de los apasionados de esto que se llama música en directo. Desde estas líneas quiero animar a todos nuestros lectores a no dejarse caer por el camino de la reventa por mucho que nos duela habernos quedado sin determinadas entradas. Puede llegar el momento de la verdad y quedarnos en las puertas del recinto por culpa de una entrada falsificada o duplicada.

Ojalá llegue el día que podamos disfrutar de la música en directo a precios más bajos y sin pasar por el mal trago de los ticketstress por culpa de los bots que compran decenas o centenares de entradas para revenderlas en estas plataformas. ¡Viva la música en directo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s