[REPORTAJE] SPRING FESTIVAL 2019, JORNADA 2: TRAP, REIVINDICACIÓN Y FIESTA

PUTOCHINOMARICÓN en su concierto en el Spring Festival 2019. Foto de Eros Álvarez. http://www.erosalvarez.com

Una de las ventajas de que haya un festival cerca de tu ciudad o, incluso, en la misma ciudad, es poder dormir en la comodidad de tu camita. Sí, no sabéis cuánto se agradece el poder acostarte en tu hogar y afrontar la siguiente jornada con mucha más energía.

Ni corto ni perezoso llego al Spring Festival, esta vez sí, solo, y paseo un rato por el recinto, viendo la acumulación de gente que esperaba ansiosa a Carlos Sadness y acabo yendo a mi primer concierto del día en mi agenda: Albany.

ALBANY: CONCIERTO ÍNTIMO DE UNA GRAN ARTISTA

Es increíble el último disco que se ha sacado de la manga Albany, autoproducido y con mucho corazón, su Alcohol & Sullivans tiene de las frases más desgarradoras del panorama de la música urbana y unas bases “sadtrap” increíbles, al nivel de artistas americanos.

Sólo por este último álbum, que oí bastantes veces desde su salida, Albany se había convertido en una imprescindible del Spring Festival y de su segunda jornada.

Albany estrenaba el escenario Jägermusic, a poco más de las 20 y, por desgracia, empezó con muy poca gente.

Entiendo que las condiciones no fueron las mejores (luego me pasé por Ms Nina, que es una cantante de un estilo parecido y, sólo por las horas, tenía mucha más gente) y que coincidir con el siempre exitoso Carlos Sadness es un problema, pero vamos, me pareció un poco decepcionante que el concierto empezara con poca gente (aunque se fue llenando poco a poco).

Albany, aún así, salió con buen humor y ganas de dar un buen show en el Spring, algo que, en mi opinión, consiguió sin lugar a dudas.

Temazos como Caigo (uno de los temas más tristes, dolorosos y sinceros del panorama urbano) o David Civera sonaron increíbles en directo, siempre acompañados de la buena presencia de Albany, agradecida con la gente que se reunió para verla y que aprovechaba sus temas para bailar, mover un poco el culo, animar a la gente a perrear o incluso pedir a su público que se acercara a la primera fila a vivirlo con ella.

También hubo hueco en el show para temas de EPs anteriores como Una Menos, que fue muy gritado y celebrado entre el público, que se había abandonado al ambiente trap de Albany y se dejaba llevar bailando y perreando en el Sol del atardecer alicantino. Por cierto, también tuvimos entre nosotros, bailando y cantando a Ms Nina, que vino a acompañar y apoyar a su compañera artista a la primera fila.

La canción posiblemente más celebrada y esperada por todos fue Articuno, la exitosa colaboración de Albany con Yung Beef que ya acumula bastantes reproducciones en YouTube y muy buena aceptación entre los fans, que bailaron y cantaron a gritos tanto las frases de Albany como las de Seco (que ya se le echa en falta por Alicante).

En definitiva, Albany fue un gran concierto de trap español de una de las promesas del género de nuestro país, que poco a poco se va haciendo un hueco en el panorama y, con discos así, esperemos que lo consiga.

ROZALÉN: LA PUERTA VIOLETA LLEGÓ AL SPRING

Antes de dirigirme al escenario Ámbar, tuve el placer de juntarme con mis compañeros de un medio también alicantino, Urban Life, que estuvieron con nosotros en todo el día y son unos pedazos de profesionales y unas encantadoras personas. Tocaba darles amor y lo hemos hecho.

El escenario Ambar estaba lleno y expectante del concierto de la primera cabeza de cartel del día: Rozalén.

Ver a una artistaza como la copa de un pino como Rozalén en la parte más alta de un cartel de un festival tradicionalmente indie era todo un lujo y una gran oportunidad de verla en un escenario grande lleno de gente (algo que ella misma agradeció en su directo) la duda sólo era si iba a estar a la altura.

La respuesta corta a la duda es que . La larga es que sí, lo estuvo, y se superó a sí misma.

No es la primera vez que hablamos de la cantante albaceteña y su grupo en La MusiKalité y siempre recalcamos el potente directo que tiene en sus conciertos, con una gran énfasis en su espetacular voz. Esta vez, también, destacó mucho la percusión en sus temas, un instrumental increíble que sonaba genial a la vez que Rozalén hacía su trabajo sobre las tablas.

Es increíble ver cómo esta artista se sabe adaptar al sitio donde esté actuando y, aunque las ya típicas Puerta Violeta, Girasoles o Comiéndote a Besos triunfan allá donde se vivan, hubo otros temas MUY destacables entre el Spring Festival muy celebrados entre el público, como por ejemplo, La Llorona, una canción popular mexicana que deja mostrar a Rozalén todo su talento vocal y fue uno de los temas más coreados del festival.

Me Arrepiento fue todo un gozo de baile y movimiento. El público se tornó en un salón en el que parejas se juntaban para moverse al ritmo de los sonidos latinos de Rozalén, que conseguía cada vez más meterse el público en su bolsillo, al que agradeció estar allí, llenando el escenario principal de un festival.

Aunque personalmente, la canción que me puso los pelos como escarpias fue Justo. Un tema personal y desgarrador que vino con una dura introducción, contando una dramática historia de la Guerra Civil y postguerra, que tanto daño a hecho a tantos ciudadanos de nuestro país. El sentimiento después impregnado en la canción fue prácticamente arrollador. Todo un temazo de Rozalén que espero que siga haciendo en vivo durante toda su carrera.

Salimos del concierto de la albaceteña y fuimos al escenario Jägermusic para ver que estaba bastante más lleno con Ms Nina, que estaba dando una masterclass de cómo hacer un concierto entretenido de reggeaton y ritmos urbanos. Una desgracia haberlo pillado casi terminando, lo apunto en mis conciertos pendientes.

FANGORIA: ESPECTACULAR

Los grandes cabezas de cartel de este día también tenían una voz femenina al frente y eran Fangoria, con su grandísima frontwoman Alaska.

No os vamos a mentir, el escenario Ambar estaba lleno a reventar para disfrutar de la fiesta que prometían estas ya leyendas de la música patria que, con un poco de retraso, empezaron con su ya himno Espectacular, con un juego de pantallas y luces increíble, que ya dejaron ver lo que iba a ser un concierto muy interesante.

Sin duda, Fangoria se han ganado a pulso su estatus como grandes estrellas de nuestro país, no sólo sus conciertos son una lluvia de temazos en un setlist redondo y bordado, también saben hacer un uso inteligente de las pantallas, las luces, actores, bailarines… Incluso Alaska bordaba las coreografías para sus canciones.

Por desgracia, aunque estaba en un buen sitio en un principio, tuve que moverme para rescatar a mis amigos de Urban Life, que estaban perdidos después de haber ido a por la cena y tuve que vivir Historias de Amor o Geometría Polisentimental un poco lejos del escenario, aunque no hay mal que por bien no venga y es que era increíble ver cómo todo el Spring se movía a una ante los ritmos más fiesteros y festivaleros del día.

Finalmente, acabamos reuniendo valor y nos adentramos ante la marabunta de gente para intentar llegar a un sitio con una visión más privilegiada del escenario, aunque fuera para ver la parte final del concierto, que prometía ser la más interesante.

Y así fue. Si la lluvia de temazos ya parecía insuperable, el final del concierto fue todo un lujo, con dos canciones tan icónicas de la música española como Ni tú ni nadie o la esperadísima A Quién Le Importa, Fangoria cerró un concierto muy convincente, en el que se notaban los años de tablas y en el que demostraron que un grupo puede saber cambiar, adaptarse y mejorar con los años y seguir conservando la frescura de siempre pero aprovechándose de tener entre sus canciones algunos de los temas más populares de la historia de nuestro país.

Por cierto, menudo vozarrón tiene Alaska en vivo. Nunca me cansaré de decirlo.

PUTOCHINOMARICÓN: ¡QUE VIVA CHENTA TSAI!

No os voy a mentir, en cuanto terminó Fangoria me fui corriendo como alma que lleva al diablo para ver el concierto con el que iba a cerrar el Spring Festival 2019 y era uno de mis más esperados: PUTOCHINOMARICÓN.

Chenta Tsai se ha convertido en uno de mis músicos y productores más admirados del país, gracias a su convincente electropop con hilarantes letras, ha firmado temas originales, interesantes y que poco a poco le han abierto la puerta a festivales como el Primavera Sound, el pasado Warm Up o este Spring Festival.

Además, tiene unos cuantos pros extramusicales como que es LGTB, es muy majo en entrevistas y personalidad y siempre lleva unos maquillajes IMPRESIONANTES.

Llegué al escenario Jägermusic ya bailando al ritmo del No tengo Wifi, una canción electrónica y pop cargada de buen rollo y autotune, que fue el inicio de un concierto único e irrepetible.

Está claro que Chenta Tsai se crece en escenarios pequeños y en el Spring Festival estaba en su salsa, tocó el teclado en una canción que me representó mucho como ese himno generacional que es Se Me Da Mal Ser Mayor, se dejó llevar por ritmos más animados con Tu Puta Vida Nos Da (Un Poco) Igual o se pasó al pop rock (con instrumentos pinchados, el verdadero punk) en Ojalá (Te Murieras) donde demostró ser un artista completamente polifacético.

Pero es que los conciertos de PUTOCHINOMARICÓN son algo más que un concierto. Son una especie de experiencia completamente nueva y diferente, son conocer a quien tienes delante en el escenario, que se abre públicamente y deja ver una personalidad natural, que no se oculta bajo delirios de estrella, que cambia los efectos de su micrófono en vivo, que no duda en decir que se le ha olvidado la letra o que se le va la olla.

Por supuesto que sonaron sus grandes éxitos como Tú No Eres Activista o la final y todopoderosa Gente de Mierda, en la que gritamos cosas que eran mierda. Los homófobos. Los racistas. Vox. Vox. Mucho hincapié en Vox. Merecido hincapié, tengo que decirlo.

Pero eso no fue todo, una gran sorpresa final vino en forma de discurso combativo, en el que PUTOCHINOMARICÓN dejó, como conclusión, que era el momento de que las minorías lucharan. Que empezaran a picar a la sociedad. La gente LGTB, las feministas, las personas racializadas… Chenta Tsai sacó su lado más punk y cerró con un golpe de micro que dejó boquiabierto a todo el público, pero, lo que es más importante, con una reflexión en nuestra mente. Le aplaudo por su valentía, atrevimiento y por sus geniales ideas. Chapó.


Cogí el bus lanzadera y en poco más de media hora abandonaba los sonidos de Second para encontrarme con mi querida cama. Habían sido dos días intensos de mucha música y, lo que es más importante, mucha variedad.

Me apasionaba haber podido vivir en un mismo festival el particular rock de Carolina Durante, el electropop de PUTOCHINOMARICÓN o el indie pop de Miss Caffeina. O haberme estrenado en los conciertos de ZOO. O haber podido volver a emocionarme con Rozalén.

Sin duda, había disfrutado el Spring Festival y, mientras apoyaba mi cabeza en la almohada y cerraba los ojos, ya sólo podía pensar una cosa…

Tocará repetir el año que viene.

¡Revive la jornada 1 del Spring Festival pulsando aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s