EL GRAN CORAZÓN DE JOHNNY CLEGG

“Un pájaro ciego canta encerrado en la caja que es mi corazón” reza una de las canciones más populares del Johnny Clegg. Corazón que dejó de latir definitivamente el pasado 16 de julio tras una dura batalla entre su cuerpo y el cáncer de páncreas que le fue detectado en 2015. El artista falleció con 66 años en Johannesburgo, ciudad en la que llevaba viviendo desde los 6. De origen inglés, Clegg se mudó a la capital sudafricana tras el divorcio de sus padres y comenzó allí una nueva vida que estaría marcada por la música y la política. Fue uno de los mayores activistas anti-apartheid (un sistema de segregación racial institucionalizada que se dio en Namibia y Sudáfrica hasta 1992), algo que se reflejó en sus canciones desde que empezó a componer. El músico sudafricano hizo de ambas disciplinas el núcleo de su vida. Según la gente más cercana a él, Clegg era “un antropólogo que usaba su música para hablar con cada persona“. 

La carrera musical del cantautor comenzó durante su adolescencia. Clegg sentía una gran atracción por la cultura Zulú, propia del grupo étnico más numeroso de Sudáfrica, y decidió sumergirse de lleno en ella por medio del arte. Se nutrió de las enseñanzas de Charlie Mzila, un vecino que durante el día trabajaba como jardinero y limpiaba suelos pero que por la noche se servía de su voz y una guitarra para animar al pueblo. De él, Clegg aprendió la lengua y la música Zulú, algo que estaría presente en sus composiciones desde ese momento en adelante. 

Cuando tenía 17 años, Clegg conoció a Sipho Mchunu en un concurso de guitarras al que ambos se presentaron. Entre los jóvenes nació en seguida una complicidad musical y amistosa muy sólida que acabaría desembocando en la creación de su grupo Juluka en 1969. Durante sus inicios, el dúo se encontró con innumerables dificultades a la hora de compartir su música con el resto del mundo; al ser un grupo multirracial tenían prohibida la entrada a ciertos locales y eventos, así que sus conciertos se vivían en la clandestinidad y familiaridad de los hogares, las pequeñas iglesias y las universidades. Las canciones eran en su mayoría bilingües, aunque las había en Zulú completas como la mayoría de las que se recogen en The Zulu Album. Los músicos escondían en las metáforas de sus letras reivindicaciones políticas anti-apartheid y críticas sociales explosivas. Ambos bebieron de las fuentes de intelectuales como Neruda o Sartre, a quienes hacen guiños líricos en sus composiciones. Sin embargo, la originalidad del grupo residía en la mezcla tan variopinta de estilos e instrumentos empleados; durante los primeros años primó la influencia de los estilos sudafricanos como el maskanday el mbaqanga. Los ritmos africanos se conseguían con instrumentos típicos de la zona, como la guitarra zulú, y sintetizadores, aunque en sus últimas producciones introducirían instrumentos como el saxo. No sería hasta 1979 que empezarían a grabar sus temas de forma profesional, dando un salto a la fama que los situó en la cúspide del panorama musical sudafricano de la época. Canciones como African Sky Blue, Woza Friday, Unkosibomvu – the Red King o Sky People triunfaron no sólo en su país de procedencia sino a nivel internacional. Las letras relataban los sentimientos y el modo de vida de la gente en Sudáfrica, materializaban el miedo, la impotencia y la rabia que nacía de la segregación y pedían a gritos justicia y un cambio radical. Todo esto alarmó a las autoridades, que en 1981 prohibió el hit de su disco African Litany, Impi por su trasfondo político e histórico. La canción hablaba sobre la derrota de la armada británica a manos de los Zulús en la Batalla de Isandlwana. 

Con el paso de los años, la banda empezó a tender hacia ritmos más cercanos al pop, rock y folk, algo que se aprecia en los temas de sus últimos discos como Fever, Work for all o Kilimanjaro. Esto, unido a la fuerte represión y a los incidentes policiales a los que tuvieron que enfrentarse, causaron la separación musical de ambos amigos. Sin embargo, poco después, Clegg se unió con el bailarín y músico Dudu Zulu y crearon el grupo Savuka en 1986. Esta vez se optó por incluir no sólo ritmos africanos a las composiciones sino también celtas e incluso algo de pop y rock. Una de sus canciones más destacadas fue Scatterlings of Africa, incluida en la banda sonora de la película Rain Man de 1988. A diferencia del dúo anterior, este grupo tuvo mucho más impacto internacional que, en parte, llegó con el escándalo de Nelson Mandela; Savuka compuso una canción tributo al político y activista Mandela mientras este se encontraba en prisión llamada Asimbonanga, también bilingüe e inspirada en el arte Zulú. Esto causó un gran revuelo y el tema fue censurado, pero la semilla había quedado plantada y se hizo justicia poética; en 1999, Mandela salió a bailar con el propio Clegg esa canción en un concierto siendo ya presidente.

El grupo hizo un tour tremendamente exitoso por Francia, Canadá y USA después del lanzamiento de su álbum Third World Child, disco en el que ya empiezan a introducirse ritmos más fuertes y matices electrónicos, además de convertirse el inglés en el idioma dominante en las letras. Sin embargo, la fama duró poco; el percusionista y bailarín Dudu Zulu fue asesinado en 1992. La canción The Crossing fue un tributo hacia él que conmovió al mundo entero.

Mchunu y Clegg se rejuntaron durante los 90 durante un breve período de tiempo, pero finalmente Clegg optó por seguir actuando en solitario. Tanto la música de juluka como de Savuka inspiraron a artistas como Paul Simon, que en su disco Graceland agradece a los artistas involucrados en ambas bandas, pero en especial a Clegg sus aportaciones al panorama musical. Simon, además, reconoció la influencia que habían tenido los ritmos africanos explotados por estos grupos a la hora de componer el ya mencionado disco.

En definitiva, Johnny Clegg fue un artista que llevaba la música en las venas y la justicia en el corazón. Desde La Musikalité hemos querido rendirle tributo con este post por la alegría y la conciencia que despertó en el mundo entero con sus acciones, sus palabras pero, sobre todo, con su arte y su música. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s