[Reportaje] Resurrection Fest 2019: día 5, después de la tormenta, viene el fuego con Slipknot

Brother Till We Die en su concierto en el Resurrection Fest. Fotos por Alejandra Sánchez. Instagram: alexmaker93 

Después de la tormenta llegaba la calma, aunque no por mucho tiempo porque esa misma noche íbamos a tener el placer de ver a un grupo que confiábamos no poder ver nunca en directo: Slipknot. Y es que Corey Taylor ya es un asiduo al Resurrection Fest, con los diferentes proyectos musicales que ha ido cosechando en los últimos años, por ejemplo con Stone Sour el año pasado siendo cabeza de festival de la edición del Resurrection Fest en 2018. Sin duda, en esta edición también se llevarían toda la atención y la asistencia masiva del público. Pero antes, retrocedamos unas horas hasta el comienzo de nuestra jornada.

En cuanto a los locals, pudimos ver muchísimo movimiento en Brothers Till We Die, sin duda el grupo del cual se pudo ver más presencia en camisetas, cortavientos y sudaderas que de cualquier otro grupo, un auténtico sold out. Tras arrasar con prácticamente todos los diseños de su merch tan solo en los dos primeros días, salieron al escenario con un público que ya tenían totalmente en el bolsillo, y demostrando porque son repetidores del festival, son sinónimo de dedicación y desmadre a partes iguales.

WHILE SHE SLEEPS SALVA LA ACTUACIÓN A PESAR DE LA AUSENCIA DE SU VOCALISTA PRINCIPAL

Una semana antes del inicio del festival tuvimos la triste noticia de que el vocalista de While She Sleeps, Loz Taylor, estaría ausente del festival debido a un tema personal de gran importancia que no solo afectaría al Resurrection sino también a otras fechas de la gira que actualmente están haciendo. Pese a eso, el grupo decidió ser profesional y acabar sus fechas con la inclusión de un nuevo cantante temporal del que en ese momento no se sabía ni el nombre. No os voy a engañar, incluso a mí misma se me pasaron las ganas de ver al grupo sin saber quién iba a cantar y si podría llegar al nivel que Taylor nos tiene acostumbrados. Sin embargo, para sorpresa del público, el sustituto fue Scott Kennedy de Bleed From Within que consiguió junto al resto del grupo llenar todo todo el espacio de un Main Stage que estaba a rebosar pese a ser las cinco de la tarde. Kennedy estuvo a la altura de las circunstancias y consiguió compensar con su voz a la decepción de muchos fans tras la ausencia del vocalista principal. Finalmente pudieron presentar su último disco So What? con el que están de gira actualmente y centrar un setlist más en los últimos dos trabajos del grupo, sin olvidar, por supuesto, a temas que tienen el cariño del público, como Brainwashed. Pese a no contar con la presencia del frontman, pudieron hacer algo más que salvar la situación, y la gente estuvo apoyando totalmente a Kennedy como estrella invitada.

Y siguiendo con los conciertos del Main Stage, el espacio no se vació con la llegada de Trivium, todo lo contrario. Los americanos salieron al escenario ante un público totalmente motivado y con ganas de seguir haciendo mosh pits y circle pits. Abrieron el show con The Sin and The Sentence (2017), temas más nuevos, pero también con antiguos como Like Light To The Flies que consiguieron la aprobación del público. Su setlist fue muy variado, haciendo un recorrido de los temas más conocidos de todos sus discos. Para terminar, acabaron de enloquecer al público con uno de sus mejores temas, In Waves.

Después de Trivium, fuimos a comer algo, y es que los puestos de comida de este año en el Resurrection Fest me ha dado la impresión de que han sido más numerosos y con mucha más variedad de comida que otros años. Los precios tampoco son tan caros como en otros festivales, así que puedes salir del apuro comiendo bien y caliente para salir de la rutina de los bocatas y la cerveza. Pasa lo mismo con la distribución de los baños, al menos los de mujeres funcionan muy deprisa gracias al personal del festival que está trabajando repartiendo papel y vigilando que ningún baño esté libre para que la cola avance rápidamente. Algo de agradecer muchísimo, primero porque es un festival donde se bebe bastante y segundo porque esa rapidez permite que no te pierdas a ningún grupo. El único punto negativo de este festival, tras mi paso por el Download 2019, ha sido el intercambio de dinero por tuents, creo que ya es algo que ha quedado obsoleto y soy mucho más feliz yendo con una pulsera con la que pagar todo sin preocuparme porque no me lleguen los tuents para una cerveza de litro. La pulsera hace el pago mucho más fácil y rápido, algo con lo que la pereza de ir a las casetas de intercambio se reduciría, y se consumiría más y mejor.

Más tarde ya nos posicionamos en Arch Enemy, un grupo que a mí particularmente me gusta muchísimo ver por la calidad sonora de todos los integrantes de la banda y, en especial por la voz de Alissa White-Gluz su vocalista principal. Sin embargo, creo que es un grupo que repite demasiado en el festival, que es de agradecer porque montan espectáculos increíbles, pero que sea un back – up para cuando alguien falla y repita varios años seguidos creo que solo ocupa un espacio a otro grupo que aún no ha tenido el placer de venir y disfrutar de este festival, y de la misma manera, su público. Así que, a mí no me ofrecieron nada que no hubiera visto antes. Pese a mi opinión personal, tenían un setlist increíble que hipnotizó al público recorriendo los mejores temas que tienen como My apocalypse, Will to Power o Nemesis. Cumplieron con su cometido, como ya he dicho antes, y fueron un buen aperitivo para la espera de Slipknot, pero solo espero que el año que viene no repitan.

SLIPKNOT CONSIGUE EL RÉCORD DE ASISTENCIA

Después de que el público estuviera esperando insistente y cogiendo ya no el mejor sitio, cualquier sitio mínimamente cerca para poder disfrutar del grupo, llegó el gran momento de todo el festival: Slipknot. Y es que durante años los seguidores de este festival han llenado el buzón de sugerencias pidiendo que Slipknot asistiera al Resurrection y nunca había sido posible. El año pasado, cuando Corey Taylor vino con Stone Sour, se pudo hablar largo y tendido sobre la posibilidad de que Slipknot fuera cabeza de cartel en 2019, y pese a los rumores nadie sabía si era del todo cierto. Finalmente cuando el grupo confirmó su asistencia, el público se volvió loco, literalmente, y las entradas se agotaron en breves. Así que no era de esperar que el público esperara muy ansioso el espectacular show que iban a ofrecer, estaba claro que si venían lo darían todo y lo harían por todo lo grande.

El público gritó cuando salieron todos los integrantes luciendo nuevas máscaras y nueva estética para representar una nueva etapa en el recorrido musical del grupo. En cuanto sonó la intro de 515 y la lona del escenario cayó supe que ese concierto sería increíble y que probablemente el suelo de toda Galicia estaría temblando. Corey Taylor animó al público a vivir esta actuación como si fuera la única mientras nos iba descubriendo un setlist que no nos dejaba descansar, y tampoco queríamos hacerlo. People=Shit fue un buen comienzo mientras se nos revelaba un fuego dirigido a todas partes desde el Main Stage y la torre de sonido, ya tan emblemática, del festival. Todo el setlist se fue empalmando poco a poco sin que los integrantes del grupo hablaran demasiado, estaban concentrados en ofrecernos un espectáculo sin perder ni un solo segundo. De esta manera, continuaron con (Sic), Get this, el nuevo tema Unsainted el cual lanzaron un par de meses antes del festival; Disasterpiece siguió esa estela de motivación y rebelión mientras llegaba uno de los temas más conocidos, al menos en mi adolescencia, Before I forget seguida de The Devil in I.

Todo el grupo fue bajando de las plataformas hacia el público para interactuar con ellos y también se intercambiaron varios veces de posiciones, manteniendo al público entretenido a la par que emocionado dejándose la voz en todas las canciones. Después llegó The Heretic Anthem seguida de la mítica que todo el mundo conoce, seas fan o no, Psychosocial. Sin apenas parones, mantuvieron al público en vilo con Vermilion, una de las incorporaciones al setlist para esta nueva gira en comparación con la última vez que fueron de tour.

Y de esta manera llegamos al final del setlist con temas como Sulfur, All Out Life y Duality, la que pensaba que sería la última si comparaba el setlist del Download 2019 con el del Resurrection Fest. Pero no fue así, cuando todos pensábamos que ya todo había terminado, volvieron a encender las luces y nos regalaron Spit it Out, y con toda esa energía se acabó uno de los mejores espectáculos que ha organizado el Resurrection Fest en todas sus ediciones. Se superaron con creces y su público salió de ese concierto con más energía que nunca, una sensación perfecta y de provecho para los pocos grupos que quedaban para cerrar el día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s