[Especial] Residente nos toca el alma con ‘René’

René y su hijo Milo en el videoclip

Nadie pensaba que en la noche del 27 de febrero de 2020 íbamos a conocer más profundamente al fundador y vocalista de Calle 13, René, o mundialmente conocido como Residente.

Durante varios días estuvo anticipando en sus redes sociales que iba a publicar una nueva canción, algo más personal que el resto, pero creo que ni él mismo pensó que iba a crear el impacto musical que ha tenido para muchísimos otros músicos que han estado durante muchos días promocionando lo íntima, única y bien concebida que estaba su nuevo tema.

El tema se titula René como su verdadero nombre: René Pérez Joglar, y el tema es bastante especial porque la letra explica toda su vida, momentos tristes y felices, desde el momento en que vivía con su familia en Puerto Rico cuando era pequeño hasta el momento actual.

La historia de cómo compuso el tema es tremendamente conmovedora y así lo explicó en su Instagram. Todo comenzó en un hotel de México, antes de actuar en uno de sus conciertos, a causa de la depresión que sufre, quiso tirarse por el balcón de su habitación sin saber exactamente por qué. Lo único que quería era hablar con su madre. Al día siguiente, empezó a escribir y componer toda la canción.

El principio de la canción lo hace una voz femenina, representando a la madre de René recitándole un tema para estudiar mediante una canción. Este hecho representa todo el tiempo que pasaba su madre con los cuatro hermanos ayudándoles a estudiar y cuidándoles. Además, René cuenta en su perfil de Instagram que desde pequeño tiene déficit de atención y por eso su madre se volcaba especialmente con él en los estudios, para que mediante una canción pudiera aprenderse la lección que le tocaba. Y la misma rima que se presenta al principio de la canción, también resurge al final, donde la voz de René acompaña la femenina que representa a su madre.

“Como siempre tuve déficit de atención extremo, cuando pequeño mi mamá me tenía que cantar todo lo que me tenía que estudiar, como si fueran canciones, para que me las aprendiera”

Las siguientes estrofas explican cronológicamente la vida del rapero puertorriqueño combinándolo con pensamientos de sí mismo que se le van ocurriendo mientras escribe sus rimas. Recorre desde su infancia soñando con ser un jugador de béisbol profesional, hasta llegar a confesar que escribe mejor sus rimas borracho porque está acostumbrado a depender bastante del alcohol como método de escape de su depresión; y cómo no tiene tiempo para recibir la ayuda que necesita, ya que tiene que seguir de gira constantemente para ofrecerle una mejor vida a su hijo. Acaba sintiendo un vacío que no puede llenar ni con música ni con bebida.

Durante su infancia fue muy feliz, todo el día jugando en la calle con su mejor amigo hasta que lo mataron entre cuatro policías y desde entonces su perspectiva de la vida cambió radicalmente. Además añade varios conflictos en su vida como, por ejemplo, el estar divorciándose de la madre de su hijo, un altercado que tuvo en Puerto Rico por insultar al gobernador y manifestarse junto con otros artistas para pedir la dimisión de este a causa de la filtración de mensajes machistas, homófobos y corruptos. Al parecer a causa de varios sucesos polémicos como este en su país, se ganó el odio de mucha gente, algo que también menciona en su letra.

Algo bastante recurrente también es el misterioso número 7-5-5-0-8-2-2, que en varios momentos de su vida ha compartido en redes sociales sin ningún tipo de mensaje. Tras esta canción, se puede intuir que esas cifras pertenecen al número de teléfono de su primer hogar, el que compartía con sus hermanos, su madre y su padrastro, con el que también tuvo varios conflictos que menciona en la canción

Quiero estar en donde nadie me molesta,
quemar mi libreta, soltar mis maleta’
quiero llamar al 7-5-5-0-8-2-2
a ver quién contesta

Toda la canción es un grito nostálgico constante, una llamada de auxilio ante la soledad que siente, y la que le ha llevado a intentar suicidarse, a sentirse vacío, y a echar de menos esos momentos de su infancia en los que, a pesar de las adversidades o de la pobreza, al menos eran felices por estar todos juntos. Y es por esa intimidad compartida de manera tan pura y verdadera a través de una canción, acompañada de recuerdos autobiográficos tanto buenos como malos, que esta canción ha sido catalogada como su mejor obra, por muchos compañeros de profesión.

Para terminar me encantaría destacar los recursos visuales del vídeo, como el propio Milo, hijo de René, vestido junto a su padre de jugadores de béisbol, que hace una aparición muy significativa demostrando la gran unión que hay entre padre e hijo y la representación de una nueva generación en su familia; o como las distintas fotografías, objetos y vídeos de amigos y familiares, que aparecen en el videoclip, recursos totalmente reales de la vida del artista que van apareciendo mientras rapea los momentos más importantes de su vida.

Tanto el videoclip como la canción han sido realizados con mucho cuidado, con amor y un sin fin de detalles para homenajear a aquellas personas que dieron amor incondicional a René, que sigue en pie, rimando, a pesar de sentirse infinitamente vacío y de luchar contra sus demonios. Porque sí, hoy no hemos hablado de Residente, sino de René.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s