[Crónica] Pablo López en el Fes Pedralbes de Barcelona: vuelta a las raíces.

El concierto del cantautor malagueño en Barcelona fue en todo momento una vuelta al significado más puro de lo que es un concierto. No sólo era el primer concierto de Pedralbes, el clásico festival barcelonés donde se programan conciertos durante los primeros meses de verano, sino que, para muchos, era el primer concierto después del confinamiento, con todas las nuevas medidas que comporta y con las ganas que, en palabras del mismo Pablo López, tenía de volver a pisar un escenario y a compartir con todos sus historias en boca de piano.

Antes del inicio del concierto, es el momento de unas palabras de Martín Pérez, director del festival, que transmite ilusión al indicar que este festival va a crear más de 700 puestos de trabajo en un momento tan difícil para la música en directo.

El inicio de la nueva gira del cantante significa la vuelta al formato de recital de piano y voz, probando un nuevo show con nuevos recursos para captar la atención del público y transmitir sin el apoyo de sus compañeros de banda. Empieza un recital íntimo, desde la conversación con el público hasta los momentos a capella que arañan el corazón de los asistentes.

Los Jardines de Pedralbes reciben con distancia social y con la misma solemnidad de siempre los éxitos del artista, con nuevas canciones, como Tiempo o Klpso, que siguen con la estela y el sonido base de la personalidad tan propia del compositor. No mucho después del inicio del concierto, caen éxitos de Once Historias y un Piano como o Suplicando mezclados con canciones más recientes como Mariposa. Vestido, como siempre de una forma poco llamativa, tiene una capacidad rompedora de mantener la atención del público, con desgarradores golpes de piano, cambios de melodía y fomentando la interacción entre los asistentes, que cantan, dan palmadas y se levantan a su son, incluso en tiempos como estos.

Hijos del Verbo Amar, Lo Saben Mis Zapatos y Tu Enemigo, entre otras llevan el show hacia su ocaso, siempre con grandes y a veces algo excesivos discursos que son ya marca de la casa en sus conciertos. No obstante, sabe muy bien como meterse al fan en su bolsillo, con la expresividad de su falsete, su forma de transmitir y, sobre todo, su talento en la composición, a lomos de su aliado de teclas blancas y negras.

Con la gran El Patio, se despide en un festival que encaja muy bien con su personalidad y con esta gira, que esperamos que dure mucho tiempo. El directo del malagueño vale la pena y este nuevo vestido crudo y medio transparente le sienta bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s