Entrevistas

[Entrevista] Fran Torrella: “Ha hecho falta que nos cierren en casa para que valoremos echar una birra”

Fuente: http://creamusic.creamultimedia.net/

Nos encontramos con un gran abrazo, de esos que te das con un antiguo colega que hace muchos años que no ves. Vamos vestidos a lo informal, para tomar algo, como si no hubiera pasado ni un mes des de la última vez que coincidimos, como si fuera ayer que nos cruzamos en este mundo musical de Barcelona. Pero hemos cambiado muchísimo.

Fran y yo coincidimos en un proyecto de banda de mestizaje. Teníamos cara de niños: yo no llevaba barba y él tenía todo el pelo lleno de rastas. Era el saxofonista del grupo, pero ya se le veía una intención compositiva, unas claras dotes de liderazgo y mucha determinación. Ahora lidera un proyecto en solitario de un pop-rock autoral que tiene el apoyo de Crea Music y está a punto de lanzar su primer álbum, grabado en Blind Records.

Nos sentamos en la terraza de un bar, se lía un cigarro y pedimos algo. Veo venir que esta no va a ser una entrevista corriente. Hablando y hablando, el artículo acaba evolucionando a una charla, a un reencuentro musical. Hablamos de su evolución, de promoción, del mundo de la música… ¡hasta de convenciones sociales!

¿Cómo es la evolución de pasar de tocar el saxo en Idea, tu antigua banda, a tener un proyecto en solitario como cantautor?

FT: Todo empezó en la época que fui a Colombia dos meses, antes del confinamiento. Cuando volví íbamos a grabar nuestro segundo disco. Y bueno, hubo rifirrafes y la banda se disolvió. Yo era el típico que hacia canciones en casa con la guitarra. Entonces me junté con un colega, Gerard Giner, que es productor y trabaja en Blind Records y me dijo de hacer un disco. Tenía compuestas como 14 canciones de un estilo más rock y dije: “vale, vamos a hacer triaje”. Probamos, y las que funcionaron mejor entraron en el álbum.

Las canciones están compuestas por ti al 100%, ¿no?

FT: Sí, las canciones las hice yo y él entró como productor. Además, tuve la suerte de conocer a músicos buenos, algunos colegas, que, cuando les propuse hacer una banda, todos se sumaron. ¡Y eso que era algo muy íntimo y con mi nombre! No sé si es por que estábamos en el confinamiento y la gente quería hacer cosas, pero apostaron muy fuerte por el proyecto. Hemos intentado crear, a raíz del estudio, un colectivo de gente en el que cada uno aporta y con el que disfrutamos con el mismo tipo de música. Donde no llega uno llega el otro.

Invertí el dinero que tenía ahorrado para ir a Tailandia un mes y medio de vacaciones en grabar el disco. Me acordaré toda la vida que mi madre me dijo: “si no inviertes en ti nadie lo hará”. De la misma forma que invertí dinero en mi formación, lo estoy invirtiendo en esto. Por suerte en Blind Records tienen una forma de trabajar que es muy cómoda, porque no vas por horas, sino por proyecto y puedes estar el rato que quieres.

Con mi banda también grabamos, por suerte, en un estudio de gente que ama la música y en vez de cobrar por tiempo te cobran por canción. Es genial, porque puedes generar vínculos con el lugar y la gente del estudio. Te sugieren mejoras y te ayudan. En cambio, si vas por horas vas a piñón fijo.

FT: A mí me daba miedo la idea de pre-producir en el local de ensayo, entrar en el estudio y vomitar las canciones. La libertad de entrar en el estudio sin tener hora o quedar para hablar las cosas con calma es muy importante. Ahí nació la idea de grabar una colaboración con Gerard, la de Instantáneo. Salió muy bien, solo lleva tres semanas publicada y estamos contentos.

¿Has estado también aprendiendo sobre cómo va el marketing y las plataformas? ¿O es el sello el que está ayudando con esto?

FT: En la discográfica hacen formaciones y hay un equipo de marketing que te ayuda en este aspecto: a manejar la carrera de artista. Lo bueno es que yo ya venía de un grupo en el que tuvimos que hacer cosas así. Cuando empiezas con un primer proyecto la idea es hacer canciones y tocar en escenarios. Eso es un 40%. La otra parte es escribir emails, organizar ensayos, que cuadren, que todo el mundo esté a gusto, saber como funcionan las listas de reproducción, el algoritmo de las redes… Nosotros tenemos una estrategia en la que entregamos a la editorial un mes antes de publicar y describimos la canción a Spotify usando la opción de pitch. Al final, aún así, lo importante es que la gente lo comparta, que a la gente le llegue. Una canción puede tirar mucho, otra puede quedar escondida… el algoritmo es un poco extraño. Cuando ves que en Lituania te están escuchando, aunque sean 20 personas, alucinas. Te preguntas: ¿cómo ha llegado allí? Realmente, con las redes, ahora todo tiene que ver con el tiempo que te pasas en cada publicación. Quieren que te quedes enganchado a la pantalla. Como artista tienes que saber gestionar esto.

Lo has trabajado de una forma bastante profesional todo.

FT: Sí, la intención fue dar un golpe sobre la mesa. Ya no tengo 20 años, tengo 25, y llegas a ese punto en el que tienes que lanzarte. La gente va muy fuerte. Tampoco me considero un súper cantante ni nada, simplemente es una forma de expresarme y me gusta muchísimo. Tu Último Gran Salto, que salió el 30 de abril, es una carta que le hice a mi abuelo en su funeral y no la pude leer en ese momento porque no tenía fuerzas. De ahí saqué una estrofa, tiré del hilo y salió una canción. Es algo muy mío, muy personal. Busco que el primer álbum sea más íntimo y que, antes de todo, me mueva a mí. Creo que si no fuera un proceso personal, hubiera sacado solo un single por puro disfrute y ahí se hubiera acabado todo.

Bueno, tú siempre has sido de: si haces una cosa…

FT: Ir all in, sí. Mi padre me lo dice: “no tienes medias tintas, no tanteas el terreno.” Yo le digo: “¡Qué pereza! Yo ya tengo una vida y no me voy a quedar con 0 euros, pero si lo hago, lo hago bien”. Obviamente, tiene que haber una evolución. De aquí 4 años, probablemente, cuando escuche Te Guardo Un Baile, seguramente veré muchos errores. Tengo la suerte de haber aprendido a delegar trabajo. Antes siempre quería controlarlo todo y ahora estoy aprendiendo de grandes músicos de la ESMUC (Escola Superior de Música de Catalunya). Quiero que cada miembro de la banda sienta las canciones como suyas.

¿Cómo llegas a tu discográfica/management?

FT: Pues, es curioso, pero tuve la suerte de estar grabando en el estudio en el que graban Sidonie, Love of Lesbian… todo lo que es la movida indie nacional. Estábamos mezclando y, en ese momento entró alguien a saludar, porque le gustaba cómo sonaba. Gerard, desde su discográfica, le envió el archivo de audio de la canción y el manager quiso trabajar conmigo.

¡Qué suerte tuviste!

FT: Pues sí, yo no pensaba en discográficas ni nada, pero al final agradezco tener a una persona a quién llamar que se encargue de la distribución. Creamusic creen en mi música y están haciendo de puente hasta que lleguemos a una discográfica más de ámbito estatal. Es un gusto trabajar con ellos y son muy claros y transparentes. Me ahorran trabajo y hay una parte burocrática que si la tuviese que hacer yo no sé cómo lo haría. La gente habla mal de las discográficas y no piensan en que hay una cantidad enorme de trabajo que si lo tuvieses que hacer o pagar tú sería imposible llegar donde quieres llegar.

Claro, ahora no suelen invertir dinero directamente. Bueno, esto pasa ahora con todas las empresas, también en el audiovisual. No invierten dinero en ti pero si que te ayudan, cosa que es trabajo que no están cobrando y eso sí que es también invertir en tu proyecto.

FT: La gente tiene en la cabeza el típico cazatalentos. Se piensan que llegas a una discográfica y ya tienes éxito. Recuerdo llegar a Blind Records y ver colgados los discos de oro de Love of Lesbian. Es algo que te inspira mucho, pero nunca me ha gustado idealizar a la gente. Creo que esto es un trabajo y el éxito para mí no lo marca un número. Lo que interesa es que el producto final me guste. La discográfica, obviamente, te ayuda a tener contactos, a enviar correos, con la promoción… Si yo envío un e-mail no me hará caso nadie, pero si lo hacen ellos, la gente se lo mira con otros ojos.

Sé que tú siempre has escuchado todo tipo de música y has acabado haciendo un estilo bastante claro y compacto. Yo lo describiría como un rock cantautoral, lo hace gente como Leiva, Rulo… ¿Cómo acaba saliendo este estilo de música?

FT: Es modernizarse, hacer estilos diferentes. Ahora lo que me mueve más es el rock y tengo referentes que se pueden ver en el álbum, como Calamaro, Leiva… Tengo la suerte de tener como baterista a Héctor, que es alumno de Bruno, el baterista de Leiva y tenemos este contacto Madrid/Barcelona tan guapo. Lo bonito es que en el álbum haya una gran variedad de músicos que en directo probablemente no podrías meter, por ejemplo, Santos (uno de los productores de Blind Records) grabó algunas baterías y Fluren (su socio), grabó algunos teclados en Instantáneo. Para mi es muy enriquecedor ver cómo evolucionan los temas cuando colabora gente que sabe tanto. También, algunas canciones se me van para el indie. Escucho muchos tipos de música, un día me vas a pillar escuchando Ferran Palau o Pau Vallvé, otro estaré con La La Love You, La Canción del Verano, porque las guitarras me encanta como están grabadas…

(Se acerca un hombre a la terraza del bar a pedir un cigarro. Es el tercero desde que estamos en la terraza. Fran se lo da.)

Hay una cosa que me alucina, a mí, que no soy fumador, y es que la gente te venga a pedir un cigarro. Es como si yo estuviera por la calle comiendo algo y se me acercase alguien a pedirme un trozo. Una cosa es pedir fuego pero desde fuera, veo que está socialmente aceptado que a los fumadores os puedan saquear sin mucho esfuerzo.

FT: Yo no doy nunca pero hoy estoy generoso. Realmente piensas: ¿me lo vas a devolver? El tabaco es caro para lo que es. Mis primeros atracos no eran a mano armada. Al principio te piden un cigarro, luego un euro… y van subiendo. (risas).

Hablemos de las canciones: Empecemos por Instantáneo. Interpreto la letra como una canción sobre reencontrarte con alguien que has querido y volver a sentir lo que sentías. ¿Crees que cuando te vuelves a encontrar con un ser querido se revive todo de una forma instantánea? ¿Puede pasar que te enamores de una forma instantánea?

FT: El disco son tres bloques. Este primer bloque, estas tres canciones, recoge desde Te Guardo un Baile, que habla de un accidente de moto de mi hermana cuando yo estaba en Colombia, cosa que hizo que ella no pudiera venir y reencontrarnos, Atmósfera Feroz, que habla de mi ex pareja, e Instantáneo, que se creó con Gerard en el momento que nos volvimos a encontrar después de todo el confinamiento.

¡Me sorprende! Puede llegar a sonar como una canción más romántica. Supongo que al final es volverte a encontrar con alguien y sentir cosas, aunque sea musicalmente.

FT: Claro, yo me enamoro de mis amigos. Me enamoro de las personas. Hay gente, por ejemplo, antiguos profesores míos, de los que me he enamorado de su forma de explicar, de su forma de ser, de lo que me han dado… En las relaciones siempre me ha pasado lo mismo, soy como una montaña rusa. Ahora estoy intentando hacer que sea todo mucho más progresivo. Esta canción trata sobre eso: ha hecho falta que nos cierren en casa para que vea lo sencillo que es echar una birra con dos guitarras y cómo lo echaba de menos.

Atmósfera Feroz es una canción que me gusta porque no hay muchas canciones que agradezcan. Cada vez que veo alguna canción que habla de una relación acabada de forma sana me parece algo muy bonito.

FT: Sí, bueno, sufrí este desamor, que, aunque fuera sano, fue duro para los dos. Como todo. Realmente fue mi primera relación seria, mi primer amor, y escribir esta canción salió de forma muy natural. Al principio, la tenía guardada, no pensé en incluirla en el álbum. No fue por miedo de que se enterarse ni nada, simplemente por las dudas de ver cómo se podía instrumentar el tema y si me gustaba lo suficiente para que estuviera presente en el disco. El resultado me encantó y me comprometí incluirla lo antes posible en el álbum porque representaba una época que no quería alargar más. Esta canción ha sido cerrar una etapa. También me parece muy bonito que la persona sepa que hay una canción para ella, con toda la buena intención. Respeto todo tipo de música, pero no me gusta la gente que hace canciones de desamor de forma despectiva para la otra persona. Es posible que haya sido una relación tóxica y que estés hecho mierda pero una canción queda grabada de por vida.

Es muy probable que sea porque la gente escribe en momentos de mucho dolor y no acaban de reflexionar, escriben lo que les sale.

Es verdad, cuando estás hecho polvo, las canciones salen como churros, salen de dentro.

Bueno, aunque, por ejemplo, a mí, cuando estoy bien, también me salen canciones, pero son cosas más cerebrales o basadas en historias de otras personas, reflexiones… Es un proceso diferente.

A mi me pasa que juego más a las metáforas cuando estoy bien. Soy algo hiperactivo y me vienen historias a la cabeza muchas veces. Hay una de las canciones del álbum que me vino en un rodaje de una escena de un cortometraje, tiré de ahí y salió una canción. También es muy bonito escribir canciones sobre personajes ficticios.

Mucha gente se olvida de que las canciones también son ficción. Te pueden haber pasado a ti las historias, pero tú cuentas tu versión de lo sucedido.

Me gustó mucho, por ejemplo, El Regreso de Abba de Sidonie. Es muy guay lo que ha hecho Marc Ros de mezclar unos personajes que ha creado él en una novela con un álbum musical y cómo te transporta allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: