[Review] ‘Vortex’, de Toundra: un álbum con algo especial

En la imagen: portada de Vortex, de Toundra. Fuente: Dodgemagazine.

Desde el lanzamiento de IV allá por 2015, y con otro proyecto de por medio, como es Exquirla, la banda madrileña Toundra lleva unos cuantos años sin publicar trabajos nuevos bajo el nombre de Toundra. El pasado día 27 de abril, tras varios adelantos de algunos temas, lanzaron al público Vortex, su quinto trabajo de estudio.

Para los que ya los conocemos, sorprende a primera vista la estética elegida esta vez, mucho más minimalista, que se escapa un poco de la línea precedente; adelanta ya, junto con el nombre (fuera ya de la numeración que conocíamos), que se trata de un álbum con algo de especial. La razón de Vortex como título se encuentra en una sala alemana donde siempre repiten.

INTRO VORTEX / COBRA / TUAREG

Entrando ya en materia, dentro de Vortex encontramos una lista de ocho temas perfectamente encadenados, desde Intro Vortex, como idónea apertura ambiental a Cruce Oeste, sin perder la línea de viaje. Saltamos a Cobra, segundo track; se queda en nuestros favoritos, por esas reminiscencias oscuras sobre todo en la base de ritmos, acompañada por riffs más afilados; nos teletransportan a III con Tuareg, nos permitimos descansar un poco más, pero sin pausa; loops de melodías más amplios en varios puntos, que contrastan con otras partes más rápidas.

CARTAVIO / KINGSTON FALLS

Le sigue Cartavio, que hace las veces perfectas de interludio, sin perder nunca la esencia ni el camino del resto de temas. Un puente, una breve pausa, para pasar a uno de los temas que ya adelantaron; Kingston Falls. Éste, comienza delicadamente, sin desentonar, fluye desde el último segundo de su anterior, y encauza otra vez la fuerza de las cuatro cuerdas por encima de las líneas acústicas de guitarra.

MOJAVE

Mojave, más de once minutos de subidas y bajadas, con sonidos inauditos en otros trabajos. Es la canción que determina el gusto por el juego de ritmos y cambios estructurales que a este cuarteto le gusta. Sorprende por su diferencia, por los detalles sutiles. Otra de las favoritas, sin ninguna duda, por la novedad.

ROY NEARY / CRUCE OESTE

Roy Neary aparece casi al final de una manera más tenue, casi como un segundo interludio, es un punto de distracción, de desconexión parcial, que te aleja y reconecta justo a tiempo para llegar a Cruce Oeste. Mucho más fresca, menos oscura que los temas precedentes, vuelve a reactivar los últimos minutos del álbum, otra vez con algunos aspectos novedosos, juegan con notas más altas, y riffs más ligeros.

CONCLUSIÓN:

Con Vortex nos encontramos un álbum sincronizado, adecuado a la historia temporal de las canciones, que de primeras ya tienen su lugar, desde la escucha 1. La distinción fundamental esta vez radica en la experimentación con sonidos electrónicos nuevos, melodías y ritmos que se escapan de lo habitual, y que en conjunto forman un todo especial.

NOTA: 4/5

–porque al final el directo sentenciará el último punto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s