Críticas conciertos Reportajes

[Reportaje] Nunatak: una disonancia perfecta en directo

Volver a sentir la emoción del directo es algo tan especial y necesario en estos momentos… Obviando la situación que vivimos donde no podemos saltar, abrazarnos ni darlo todo en los conciertos, vivir otra vez aquél artista que tanto te emociona a pocos metros de ti es un recuerdo que parecía del pasado pero sigue siendo presente.

Recientemente, mi compañera Esther y yo pudimos volver a sentir el comienzo de esta regeneración de la música en directo y en este caso, lo vivimos de la mano de un grupo de Cartagena que nos dejó la piel de gallina. Ellos son Nunatak y, no podemos engañaros, seguimos con el corazón encogido después de vivirles en la Sala Salamandra dentro del Let’s Festival.

Antes de adentrarnos en su concierto, tuvimos la oportunidad de poder charlar con Adri Gutiérrez (vocalista del grupo) y conocer con ello sobre Nunatak más en profundidad: su visión de la música, sus vías de trabajo, como están viviendo el renacer de este arte después de este tiempo tan parcial y conocimos alguna anécdota la cual, si queréis saber, tenéis la entrevista ya transcrita para poder disfrutarla. Desde aquí agradecerle a Adri el buen rato que pudimos disfrutar mi compañera Esther  y yo con él, charlando mediante el idioma que une a todo el mundo, la música.

Humanidad pura de la mano de un gran artista que compone un grupo de músicos con una esencia muy verdadera, la cual conocimos y disfrutamos en su directo.  Nos adentramos de nuevo en la sala, después de la entrevista, con la primera fila esperándonos para tener lo más cerca posible a Nunatak y sentir su rabia y realidad al 500%.

Entre medias esperando el comienzo del concierto sonaron de fondo grandes grupos que conforman el panorama musical actual tanto de Esther como el mío, los cuales son: Viva Suecia, La habitación roja o Dorian. Nos encaminábamos hacia un directo que rompería esquemas emocionales con el primer tema de la noche: A miles de kilómetros.

Con toques folks que podrían recordar a grupos como Mumford & Sons, esta canción abrió el concierto y con ello el viaje musical que sentimos de la mano de Nunatak. Partiendo de su álbum Nunatak y el tiempo de los valientes disfrutamos, con la impotencia de no poder saltar, pero con una alegría que recorría nuestras pieles y rodeaba nuestras almas. Un tema que respira la esencia de este grupo, una de las canciones que menos había escuchado y la verdad se ha vuelto un clásico en mi rutina.

De ahí volamos para Romper el cielo, un tema donde muestra la gran unión que presentan el grupo en todos los sentidos, tanto humana como musical. La sensación de cohesión galvánica que presentan en el directo es la muestra de los 10 años de trabajo y de música que llevan a sus espaldas.

Con silencio pretender sofocar
El incendio que abrasa la ciudad
Justo antes de saltar
Sus pupilas vieron la eternidad

-Nunatak, Romper el cielo.

Después de disfrutar de estos primeros temas, pudimos oír las primeras palabras de Adri hacia el público, comentando un hecho que también nos contó en la entrevista: el cómo de complejo es el mundo porque, ellos antes de que se estableciese el estado de alarma, iban a venir al Let’s Festival junto a Shinova pero, el destino marcó lo que hemos vivido y no pudo suceder. Todo sucede por algo, no pudimos disfrutar de ellos el año pasado pero si tuvimos la suerte de vivir un directo completo de ellos el pasado 22 de mayo y, tanto Esther como yo, seguimos tarareando cada una de las canciones.

Hijo de la tierra apareció para llenar la sala, un tema que conocimos en su álbum Nunatak y las flores salvajes pero, lo tenemos en nuestra actualidad por la colaboración tan rompedora que presentaron junto a David de La M.O.D.A . Es emocionante ver como un grupo no tiene miedo a regenerarse, a escuchar su pasado para retroalimentarse y conocerse de nuevo y Nunatak lo están demostrando con colaboraciones de temas pasados, Hijo de la Tierra es un ejemplo de ello.

Créeme fue la siguiente canción, una de las que más me emocionan el alma para que engañaros y volver a casa con la garganta carraspeando fue señal de que sí, lo di todo al escucharla y sentirla. Es un tema melódico muy emocional, con una letra que llama a simplemente vivir el momento con la persona que quieres. Un tema que respira humanidad, algo que estamos perdiendo por momentos.

Posteriormente pudimos disfrutar de tres temas que encontramos en Nunatak y el pulso infinito, el segundo álbum del grupo y con ello, haciéndonos vivir sus comienzos en directo después de 5 años de su publicación. La maduración y el crecimiento se notó en su manera de hacernos llegar estas canciones, pasando de El grito, a Solos y La primera luz, tres piedras que ayudaron a componer una noche eterna para la Sala Salamandra. Entre medio de estos temas vivimos dos minutos de una sensibilidad musical única con Viendo del sur, donde tuvimos a Adri solo con la guitarra acústica y a Alex, Pedro, Gonzalo y Nando acompañándole en los coros, siendo una caricia en el alma de cada uno de los que estábamos allí… insuperable.

En uno de los momentos de charla que tuvimos en el concierto, Adri comentó que en pocos días iban a poder sacar a la luz un proyecto muy interesante para apoyar una causa mayor: el poder cuidar y rescatar el mar menor de Cartagena. La solidaridad y humanidad que rodea a Nunatak es indudable y con este gesto, lo demostraron. Si queréis conocer más sobre la propuesta para poder conseguir que rescaten y cuiden el mar menor, os dejamos la web: Ilpmarmenor.org

Seguimos navegando con Todas las campanas, un himno de la banda con el que todo el público se emocionó y lo dio todo. Los momentos de ruptura musical que tiene la canción son pura electricidad, vivirlos en directo son impresionantes y la voz de Adri rompiéndose para deshacerse de emoción fue un momentazo. De Todas las campanas viajamos a Mi gran virtud, una canción con la que el suelo de la Sala Salamandra tembló por la vida que sintió durante 3:30 minutos.

Volabas tan alto
Que venciste mi gravedad
Como aquel planeta
Que escapó del sistema solar

– Nunatak, Mi gran virtud

Y ahí entrabamos en las tres últimas canciones, las cuales nos hicieron viajar desde Quiero que arda donde los solos galvánicos de guitarra fueron imborrables. Continuamos con Disonancia perfecta, un tema que desconocía y la verdad, la garra que pusieron en el directo me hizo guardarla en mi playlist de inspiración por lo que me removió el alma. Y como punto final, Aún respira, dándole el broche final a un directo que acabó con el público emocionado y con una gran sonrisa en cada una de las miradas que les componía.

Después de ello pudimos disfrutar de una charla con los chicos, ya que estuvieron en el estante de merch para quienes quisiesen adquirir algún vinilo o camiseta o tote bag del grupo y la verdad que fue un ratito muy interesante, conociendo tanto a los artistas como humanos que viven detrás de Nunatak.

Un día donde la música llenó las calles de Hospitalet y la Sala Salamandra, Nunatak nos dio un directo emocionante. Queremos agradecer a Son Buenos por la oportunidad que nos dieron de disfrutar de este gran grupo y, de corazón os decimos tanto mi compañera Esther y yo, id a ver a Nunatak en directo, la vida que desprenden es incomparable.

Puedes ver todas las fotos del concierto en nuestro Flickr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: