Reviews CDs

[Review] ‘Greatest Hits’, de Waterparks: una agradable sorpresa

Awsten Knight, Geoff Wigington y Otto Wood han jugado con todos nosotros y su cuarto disco. Greatest Hits, su último álbum el cual llevan promocionando desde 2020, no es el recopilatorio que su nombre anunciaba. Al contrario, en lugar de juntar los clásicos de su carrera (que de todas maneras es demasiado corta como para necesitar un disco de ese tipo) Greatest Hits lleva Waterparks al límite de su comfort e intenta expandir su sonido a lo largo de diecisiete canciones.


Si bien el nombre de Greatest Hits es un bait y no se trata de un recopilatorio, hay muchos temas que no son precisamente nuevos. Empezando por Lowkey As Hell el single que representa el cambio de era entre FANDOM y Greatest Hits. En dos minutos Awsten nos lista todo lo que le preocupa como no ver a sus amigos todos los días, que la gente le prefiera triste porque su música es más interesante así o que a todo el mundo le parezcan una chorrada sus problemas. A primera vista puede parecer demasiado superficial, de ahí la idea inicial de llamarla “Drake problems” pero aunque él piense que no ‘I just cried into a shirt I could never afford last year o I want a brain that doesn’t hate me, I wanna see my stupid fucking friends daily’ son experiencias bastante universales (sobre todo la última en el contexto del 2020 en el que salió el tema).

Numb es otro single que ya habíamos escuchado y continua los temas de fanbase tóxica que ya habían explorado en FANDOM. Empieza con el pop-rock que se les ha etiquetado pero a medida que van expresando ese deseo de no seguir haciendo la misma música siempre y llegar a otros horizontes se van incorporando elementos como las voces distorsionadas que van cobrando fuerza a lo largo del álbum. Es tal el deseo de Waterparks por romper el molde de pop-rock boyband en el que se han encasillado que llegan a compararse con Coldplay pero con el añadido de que ellos sí pueden decir tacos. 

Una de las canciones más interesantes del disco es Snow Globe. El piano del principio parece calcado de la típica intro de un RPG y después se convierte en un lo-fi pop futurista e hipnotizante. De todos los experimentos con géneros que Waterparks hacen a lo largo del disco Snow Globe es sorprendentemente el que mejor funciona. La canción se desenvuelve poco a poco, capa a capa cual cebolla y cuando termina solo quieres darle al repeat y escuchar media hora más de esto.

Si como muchos vuestra canción favorita de Waterparks es I Miss Having Sex vuestra favorita aquí será You´d Be Paraonid Too (If Everyone Was out to Get You). Tiene el mismo sonido standard del pop-punk actual con un estribillo pegadizo y con fuerza que ya puedes imaginarte cantando a todo volumen. Como en la mayoría de la discografía de Waterpaks, una vez más el tema central es el ego de Awsten y su frustración con ser visto como un gilipollas porque sus fans están pendientes de todo lo que hace y la cancel culture empieza a cansar.

Just Kidding es el espíritu millenial hecho canción. ‘I wish I was dead sometimes. So I wouldn’t have to check my phone. I wish I was dead sometimes So I could spend a day alone’ define perfectamente la relación tóxica que muchos tienen con internet y esa constante necesidad de estar conectados y disponibles a todas horas pero luego lo contrarresta con el ‘just kidding‘ más falso de la historia. La última canción sacada antes que el disco es Violet! que no es nada más que Waterparks en su nivel más básico. Es pegadiza, sí, pero dentro del caos del álbum pasa desapercibida pese a la siniestra historia de stalkers que cuenta. 

Con la mitad del álbum fuera puede dar pereza escuchar el resto pero algunas de las joyas de Greatest Hits se esconden dentro de este y no en los trocitos compartidos anteriormente. American Graffiti destaca por encima de todas con un pop-punk sacado de los mejores años de Fall Out Boy y unos versos ‘Maybe the world was made in 6 days. But I could ruin mine by Monday‘ que contrastan la alegre melodía. Si por el contrario lo que buscáis es algo más caótico y enfadado tenéis a LIKE IT, un mix entre pop-punk y los Beastie Boys. Con Fruit Roll Ups nos ponemos nuestras gafas de color rosa para la única canción rómantica del disco. Suena más pegajosa de lo que es en verdad, porque aún en su momento más tierno ‘It’s true, I’m a little bitch for you now‘ parece más desesperado que otra cosa ‘If you want to see me. Acting so desperately. So desperately. All you gotta do is stop texting me‘. De todas maneras, las armonías de Dallon Weekes (IDKHow) sí que enamoran. 

En un intento de acercarse más hacia Chase Atlantic en el espectro de la música emo llega Magnetic. Es un dolor de cabeza pero de la mejor manera pues refleja perfectamente toda frustración en su estribillo ‘I’m magnetic to the things I hate the most. It’s bad, bad, bad, bad‘ haciéndote sentir a través del ruido la misma angustia que Awsten describe en su letra. El final estridente de Magnetic contrasta con la sección de cuerda que introduce de manera casi etérea a la balada Crying Over It All.

Después de Snow Globe, el mejor “experimento” es Ice Bath. Empieza igual que la intro Greatest Hits, cerrando el círculo del álbum en esta penúltima canción, y de repente cambia a un rollo industrial totalmente inesperado. Si esto sonara en medio de cualquier disco de Bring Me The Horizon no me haría ni parpadear pero viniendo de un grupo cuya música es mayoritariamente entre pop-rock y punk-rock flojo, llama mucho al atención. Es una grata sorpresa tras un par de temas que no destacan demasiado. Quizás el mayor fallo haya sido no hacerla la última canción del álbum y terminar con See You In The Future a la cual cuesta prestarle atención después de Ice Bath


Quizás Greatest Hits no encapsule lo mejor de Waterparks, pero se acerca mucho. Con las canciones que más se ciñen a su estilo presentadas en paquetes tan buenos como American Graffiti no hay duda de que todo aquello entre el pop-rock y el pop-punk está dentro de sus habilidades. Pero eso no es nada nuevo y al final lo más interesante de Greatest Hits es que, como si realmente fuera una recolección de canciones sueltas pertenecientes a diferentes eras, hay un poco de todo. No es que Waterparks de repente se hayan cambiado de etiquetas, pero es un firme aunque tímido paso hacia un nuevo horizonte de posibilidades. Lo mejor que podría pasarle a este cuarto álbum es ser recordado en un futuro como el punto de inflexión a la siguiente etapa que esperemos se encuentre entre Snow Globe y Ice Bath. Por ahora, disfrutaremos de uno de los discos más divertidos y amenos del año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: