[Reportaje] Low Festival 2018, día 1: la luna de sangre ilumina el Low

El público del Low Festival durante el concierto de La Bien Querida. Fotos: Jordi Laguía Morales

Voy a ser sincero, este ha sido un buen año para mí.

Hay ciertos festivales que siempre han sido mi “fetiche”, y en 2018 por fin he podido estrenarme en alguno de ellos y, lo que es mejor, hacerlo trabajando de lo que me gusta, siendo periodista.

Así pues, la primera vez que he tenido el placer de asistir al Low Festival es cuando cumplen 10 años y traían un cartel que vaya, no miento si digo que consiguió enamorarme.

Tras un viaje en tram con cámara en mochila y muchas ganas de llegar a Benidorm, conseguí acreditarme rápidamente, revisando cuál iba a ser mi primer concierto del día y dirigiéndome al Escenario Ron Matusalem para ver la artista que me iba a bautizar en el Low: La Bien Querida.

LA BIEN QUERIDA: SENSIBILIDAD Y PÚBLICO ENTREGADO

IMGP3712
La Bien Querida ofreció un primer contacto con el Low muy satisfactorio.

Era mi segunda vez viendo a La Bien Querida, una artista que consiguió impresionarme en el Spring Festival hasta tal punto que tenía ganas de repetir la experiencia.

La Bien Querida volvió a dar un recital de su música ante un público entregado que en el Low no paraba de cantar y bailar al ritmo del indie pop de esta artistaza.

Pero para no repetir lo que ya dije en el Spring Festival, reportaje del que hablé centrándome en la espectacular voz que tiene la cantante, quiero recalcar lo bueno que es el guitarrista que de la banda que la acompaña.

Unos riffs precisos, punteos, cambios de estilo y un talento musical increíble, que lo mismo usaba su guitarra para dar un acompañamiento sofisticado a la preciosa voz de la frontwoman que se ponía en las botas de Jota, de Los Planetas (un trabajo para nada fácil) para hacer la espectacular canción Recompensarte, originalmente hecha en colaboración con Muchachito y Jota pero que en el Low, aún siendo sólo La Bien Querida, sonó especialmente bien.

Con poca interacción hacia el público, quizá el único pero de un show realmente bueno, el Low despedía a La Bien Querida con un calor apabullante, y ya se dirigía a ver el siguiente concierto del día, en mi caso, Iván Ferreiro.

IVÁN FERREIRO: GRAN SHOW BAJO LA LUNA ROJA

IMGP3732
Un escenario Vibra Mahou abarrotado recibió el espectacular show de Iván Ferreiro.

Con tranquilidad y no sin antes dar una vuelta por el recinto viajé por primera vez al escenario Vibra Mahou del Low Festival, ubicado en lo que normalmente es un campo de fútbol, pensé que la mejor opción para ver a Iván Ferreiro, un artista que me llamaba la atención pero del que no era especialmente fan, era dirigirme a las gradas.

No mentiré, la grada es una idea que me apasiona en un festival como el Low, permite a cierto público descansar mientras disfrutan de la mejor música en directo y cenar, relajarse o, simplemente, darle una tregua a los pies.

Lo repito, no era especialmente fan de Iván Ferreiro antes de su concierto en el Low. Había estado oyendo su música y tenía un par de amigas que lo amaban con toda su alma, consiguiendo que me picara la curiosidad pero nunca había conseguido engancharme.

Pero en Benidorm consiguió enamorarme.

Con un gran directo, la hora y pico de concierto del ex-vocalista de los Piratas se me hizo muy corto (no quiero imaginar lo que fue para los fieles fans que abarrotaron el escenario principal) porque no paró de dar y regalar buena música hasta a la útlima alma que se asomó por el escenario Vibra Mahou mientras una preciosa Luna Roja iluminaba temazos como Turnedo, El pensamiento circular (una de mis favoritas, casi se me salta una lágrima al verla en directo), S.P.N.B. (una elección magnífica para la noche de Benidorm) y, el que para mí fue el mejor momento de la primera jornada, esa versión de Años 80 en la que el público se unió en una sola voz, entonando el hit de una generación, uniéndose en un momento casi místico que se vivió en Benidorm, en la que Ferreiro nos tenía comiendo de la palma de su mano… y nosotros encantados.

Sin parar de interactuar entre canción y canción, agradeciendo a su público, señalando la gran luna que le iluminaba y dando una clase de cómo hacer un gran directo, Ferreiro se despidió del Low Festival, su segunda casa, que le aplaudió hasta que dolían las palmas de las manos. Y no era para menos. 

Con un gran sabor de boca, me bajé de la grada para acercarme, curioso, a ver a Phoenix, el primer cabeza de cartel del Low en este X aniversario.

PHOENIX: LUCES, BAILES Y ALGUNA DECEPCIÓN

IMGP3738
El show de Phoenix fue protagonista indiscutible del concierto de Phoenix.

Con J-Boy, primera canción del nuevo disco de Phoenix, Ti Amo, se presentó el grupo francés, que demostró desde el primer momento que su concierto iba a ser más de una hora de indie pop mezclado con electrónica muy marcado por hacer ritmos bailables y un juego de luces y pantallas bastante espectacular.

Con Lasso y Entertainment, la banda siguió dando fiesta a raudales, mientras el vocalista de vez en cuando paraba para agredecer a todo el público por acercarse a su concierto y animando a la gente a bailar, algo que ya de por sí lo hacía la música.

Empezó a sonar Lisztomania y yo me sentí especialmente interesado por la canción, era una de mis favoritas y quería disfrutarla como se merecía, pero me resultó difícil, y aquí llega mi mayor queja del concierto.

El público no se callaba.

Quizá fue porque, por lo general, el público del Low Festival parece más fan de la música española que de la que se hace en otro idioma, quizá fue que estaba demasiado lejos del escenario (a la altura de la torre de sonido) y ya estaba por una zona que el público estaba disperso pero mirad, nunca me he quejado de esto, entiendo que se hable entre canciones o, incluso, en las propias canciones si el grupo no es muy de tu interés, pero, por Dios, podéis iros un poco más atrás o disfrutar de las maravillosas gradas, pero coger un sitio relativamente cercano para hablar son ganas de amargarle la experiencia a algunas personas realmente interesadas en el concierto. Y soy consciente de que mucha gente no lo hace queriendo, no estoy diciendo que sean malas personas por eso, pero si te sientes atacado con lo que estoy escribiendo, no te lo tomes como una ofensa, si no como un consejo: hay gente que tiene todo el derecho de disfrutar como tú… ¡ya podrás ligar en la barra!

Acabando ya con el monólogo de viejo cascarrabias, Phoenix por lo general fue un concierto muy correcto, con un juego de luces y pantallas sobresalientes (sobre todo en canciones como Rome, con imágenes de la ciudad, un momento precioso) y presentaron canciones de su nuevo disco que sonaban realmente ligeras y pegadizas en directo.

Con If I Ever Feel Better llegó el momentazo del concierto, que hasta los más habladores disfrutaron, dando saltos y cantando el TEMAZO del cabeza de cartel, que sonó realmente bien e hizo bailar a todo Benidorm.

Cuando empezó a sonar Ti amo di più y sabiendo ya que era la última canción del show, decidí ir saliendo del escenario principal para evitar aglomeraciones, mientras sonaba la fiesta de Phoenix a mi espalda, un grupo curioso, que nunca había visto pero repetiré en un futuro si está en mi mano, porque son perfectos para lo que es el ambiente de un festival.

MUJERES: LA SORPRESA DEL DÍA

IMGP3753
El trío Mujeres hizo que me estrenara en el escenario Jägermusic con muy buena pata.

Una vez fuera del escenario principal, revisé WhatsApp para preguntar a mis amigos dónde estaban y qué concierto querían ver. Mi sorpresa fue que me contestaran que iban a ir al escenario Jägermusic a ver a un grupo llamado Mujeres que yo no conocía.

Pero… habrá que probar cosas nuevas, ¿no?

Y menos mal que lo hice, un rock que bebe de influencias españolas ochenteras hizo desatar la locura entre el público, que comenzó un pogo en el primer tema y lo terminó cuando el trío se despedía.

Y es que, a veces, no se necesitan luces y pantallas para hacer un espectáculo digno, Mujeres demostraron que, sólo siendo tres grandes músicos que saben manejar sus instrumentos y a su público, consiguieron demostrar que tenían energía para dar y regalar dejaron con un gran sabor de boca (y alguna que otra afonía) a todos tus asistentes.

A los fieles fans que se acercaron (que más de uno acabó cayendo en el foso, fruto del loco pogo que se desató en el público) y a los nuevos que, como yo, se acercaron por pura curiosidad, Mujeres consiguieron darles un gran directo, entretenido y muy muy sorprendente. Los tendremos en el punto de mira. 


Con la electrocumbia de Esteban y Manuel sonando de fondo, mis amigos y yo tomamos el camino al TRAM para volver a Alicante, con unos pies un poco doloridos, sueño, pero muchas muchas ganas de volver al día siguiente.

El día fuerte.

Mi día favorito.

El día de Biffy.

¡Volved mañana a por la segunda parte del artículo!

¡Encontrad más fotos y muchos vídeos en nuestros destacados de Instagram!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s