[Especial] Mi historia con el Low Festival

El otro día, una parte de La MusiKalité se reunió en Barcelona (mejor dicho, en Hospitalet) y estuvimos charlando de todo y, cómo no, de festivales. Una cosa curiosa que se dijo fue que todos tenemos un festival concreto que nos hace especial “tilín” y, tras mucho reflexionar, llegué a la conclusión de que el mío es el Low Festival. 

La última noticia del evento musical benidormense ha llegado hoy mismo, con las confirmaciones de Fuzz, Nilüfer Yanya, La Habitación Roja, ELYELLA, Joe Crepúsculo, Delaporte y Ginebras, pero mi primera toma de contacto se remonta a varios años atrás. 

Era 2015 (que parece reciente pero hace ya casi 5 años) cuando un amigo me contaba, en las clases de 2º de bachiller, lo mucho que había disfrutado del Low Festival de 2014, viendo al que, por entonces era nuestro grupo favorito, Love of Lesbian, en todo su esplendor veraniego con una gira mucho más extrovertida y animada que la de Espejos y Espejismos que yo pude vivir por aquella época. 

Mi compañero, Toni, me puso los dientes largos y fue una de las primeras tomas de contacto que tuve con el festival, eso y que conocía a gente de Benidorm que por supuesto había ido, mi ex novia, sin ir más lejos, y hablaba maravillas del evento. 

Ese mismo 2015, dos de mis mejores amigas se embarcaron en un viaje veraniego a Benidorm, en una autocaravana y con mucha fiesta, pasaron 3 días viendo a grupos como Kasabian, The Libertines, Foals, The Strypes o Supersubmarina, entre otros. No puedo negar que su experiencia fue buena, al menos eso nos contaron a todo el grupo de amigos con una ristra de anécdotas festivaleras. 

Así pasaron los años en los que siempre acababa mirando los carteles de Benidorm, viendo confirmaciones como The Kooks, Hot Chip, Franz Ferdinand, Mando Diao… y buscándome la vida para poder ir, aunque nunca era posible (dichosa juventud y escaso dinero). 

La MusiKalité, que el año que viene cumplirá 5 años, fue creada aproximadamente por esa época, y el reciente año pasado 2018 (que aunque en la recta final, aún estamos en 2019) pude cumplir un sueño y visitar la ciudad de los rascacielos nada menos que como prensa oficial y con actuaciones como The Chemical Brothers, Biffy Clyro, Editors o Phoenix. Y además, pude hacerlo con las dos amigas que tanta envidia me dieron en 2015 y con las que todavía conservo amistad, gracias a Dios. El círculo se cerraba. 

La primera toma de contacto presencial fue muy buena, la sensación siempre era de un festival genialmente organizado, todo el mundo entraba en su momento, los grupos eran puntuales como un reloj y el recinto estaba muy bien pensado, con un genial escenario principal con gradas y un sonido excelente. 

Además, para los que vivimos en Alicante, había muchas opciones para ir y volver en transporte público, algo que siempre se agradece. 

Este mismo año deparaba una buena noticia, iba a poder volver al Low, esta vez acompañado por alguien muy especial, mi actual pareja y correctora de La MusiKalité (sí, la que se encarga de que no escribamos sobre todo junto, que somos unos cafres), que estaba dispuesta a pasar conmigo 3 días en Benidorm con grupos como Bastille (sueño adolescente de ambos), New Order, Foals o Carolina Durante, que ella odiaba y yo amaba.

Benidorm nos volvió a acoger con los brazos abiertos, el recinto con algunos cambios (más luces perfectas para fotos y nuevos puestos para comprar) pero la música siempre como protagonista, sonando espectacular y con sorpresas como el buen recibimiento de La Zowi o el conciertazo de The Vaccines.

Pero es que no es sólo lo musical, el Low tiene cierto encanto en su ambiente, una zona costera y turística con un público festivalero distinto en edad con respecto a otros eventos, creando un ambiente más tranquilo y de relax y con zonas verdes, zonas de descanso y bueno, que es el único gran festival cercano a Alicante y da gusto verlo triunfar. 

El trabajo bien hecho siempre se valora, y cuando un festival consigue el equilibrio de un gran cartel, una organización exquisita, buen sonido y encima, te pilla cerca, toca destacarlo y valorarlo como se merece. 

Recomiendo ir al Low Festival al menos una vez, y si lo hacéis, decídnoslo y nos tomamos algo por allí. A la salud de la buena música. 

Más info del Low Festival y sus abonos en su web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s