Dorian: Canciones bailables llenas de melancolía

Dorian | Foto: Redes sociales de la banda

Tenía ganas de volver a mi ‘normalidad’ en nuestro humilde medio. Realmente la normalidad sería cubrir conciertos y estar con los nervios a flor de piel haciendo una de las cosas que más me gustan, pero de momento tendré que conformarme con publicar regularmente por estos lares. Y para celebrarlo, os voy a hablar de una banda que en muy poco me ganó demasiado: Dorian. En La MusiKalité los hemos visto varias veces en festivales, pero tengo la espinita de hacerles fotos con mi Nikon en algún concierto de sala… ¡Todo llegará! Para amenizar la espera hasta que eso suceda, os traigo una reflexión acerca de ellos.

He tenido que escarbar en mi Last.fm porque no voy a mentir a nadie… No sabía cuál fue la primera canción que escuché de Dorian. Y según estos datos la primera fue A Cualquier Otra Parte, a principios del 2018. Soy de esa minoría en peligro de extinción que nunca ha visto A 3 Metros Sobre El Cielo, así que La Tormenta de Arena no me hizo indagar en la banda barcelonesa. Empecé la casa por el tejado, ya que el primer álbum que escuché íntegro fue Justicia Universal, lanzado en 2018. Tuve un flechazo muy fuerte, que pocas veces lo he tenido de primeras escuchando a algún artista o banda… En especial con Cometas, el tema que cierra el álbum. A partir de ahí empecé a investigar, a escuchar toda la discografía y tratar de entender los temas de Dorian. Hubo algo que me sorprendió muchísimo y es que Dorian tienen canciones bailables llenas de melancolía.

El año pasado para Sant Jordi, me autoregalé el libro Armas Para Volar: Cancionero Ilustrado (Kitsune Books, 2017). Me puse a escuchar los temas a medida que iba leyendo lo que el libro decía sobre ellos. Antes de leerlo, tenía dudas si al ser (en muchas ocasiones) temas demasiado subjetivos los llevaba demasiado a mi terreno. Al ir leyendo, escuchando y analizando a la misma vez, me fijé que las letras de algunas canciones eran oscuras, y eran una especie de vía de escape para Marc, el principal letrista de Dorian.

Pero ahora tú cabeza, es una tormenta de arena, y cada noche una espiral

Recuerdo estar con los auriculares escuchando el álbum La Ciudad Subterránea y ver tintes de una llamada de emergencia, de ver que algo va mal… Pero como personalmente no estaba pasando una buena época, creía que lo estaba llevando totalmente a lo personal. Leyendo el libro, en la intro del álbum, Marc relata que estaba incubando una depresión y textualmente dice que ‘descubrí entonces que, en ocasiones, el peor enemigo que uno tiene es su propia mente’. Tras unos meses solo en Madrid, volvió a la carga con la banda en Barcelona y empezaron a trabajar a fondo en La Ciudad Subterránea. Este, sin ser mi álbum favorito de Dorian, contiene dos de los temas imprescindibles en sus conciertos: Verte Amanecer y la archiconocida por los millenials, La Tormenta de Arena.

‘Yo, que lo hago todo al revés, llevaba tanto tiempo buscándote, que me perdí sin querer’. Con esta frase empieza Verte Amanecer. Cuanto más vueltas le damos a las cosas y más buscamos comprenderlas, más nos perdemos. Esta canción en directo es una gozada, con las luces naranjas en el escenario y con Marc sintiendo cada palabra del tema.

Es increíble lo terapéutica que puede llegar la música y lo duro que puede llegar a ser para los artistas al desnudar sus sentimientos y poner letra a sus demonios internos. La Tormenta de Arena, en cambio, trata de dos personas que intentan salvarse mutuamente de un problema de adicción ‘Pero ahora tú cabeza, es una tormenta de arena, y cada noche una espiral’. Belly añadió a la base de Marc sintetizadores para dar ese toque de melancolía a los estribillos. Además, en directo es el momento cañonazo de confeti (spoiler: nunca he visto tanto confeti como en los conciertos de los barceloneses) y de fiesta máxima. Tema muy bailable, pero cargado de melancolía, es el sello Dorian en todo su esplendor.

En el álbum La Velocidad del Vacío, encontramos temas muy curiosos a nivel de composición, como, por ejemplo, Tristeza. Una buena dosis de sintetizadores, subgraves y capas de guitarras eléctricas para dar forma a una canción un poco oscura, con la premisa de aprender a aceptar los fracasos de uno mismo por mucho que nos esforzamos a que las cosas salgan bien. Un grito a la esperanza. Este mismo esquema también lo encontramos en Arde Sobre Mojado, el no dejarte llevar por lo negativo en el momento en que no nos salen las cosas como queremos.

Salí en busca del tiempo perdido, siguiendo el rastro de un amanecer

Para celebrar el décimo aniversario de la formación de la banda, sorprendieron con el álbum Diez Años Y Un Día. En este álbum (ya con Lisandro y Victor), Dorian reversionan sus propios temas llevándolos al otro extremo: nada de sintes ni keytar (las marcas de la casa), si no que juegan al llevar a sus canciones al unplugged.

Si bien es verdad que los temas más festivaleros pierden fuerza al llevarlos al formato acústico y con muchos arreglos de cuerdas, pero Dorian ahí supieron demostrar que no son una banda que se esconden detrás de los sintetizadores para ocultar carencias del directo. Además, en dicho álbum, incluyen un tema en catalán, Ara, y una versión de Los Amigos Que Perdí junto a Santi Balmes (que, a nivel personal, me gusta más que la versión original). En este formato acústico, podemos apreciar aún más los tintes melancólicos de Dorian.

Como apunte, este tema también ha calado entre el público más joven, ya que apareció en la serie Élite. ¿Estamos ante La Tormenta de Arena 2.0?

Nadie puede encontrarte, cuando huyes de ti

Y más tarde llegó mi álbum favorito de Dorian: Justicia Universal. Sigue la tónica de la banda, pero en este álbum más que oscuridad encontramos conceptualidad. A lo largo de 11 cortes nos topamos con todo tipo de temáticas en los temas: crítica político-social, la búsqueda de uno mismo, amistad… y mucho pesimismo. Una de las letras más oscuras del, hasta ahora, último trabajo de Dorian es Duele junto a León Larrengui de la banda Zoé. Trata un poco de esa pelea de nuestros demonios internos: ‘Nadie puede encontrarte, cuando huyes de ti, nadie puede salvar a nadie, cuando duele así’. Y de una temática similar, también tenemos otra de las colaboraciones de dicho álbum, Vicios y Defectos con Javiera Mena.

Tras rallar Justicia Universal hasta límites insospechados, me planté en mayo del año pasado en La Mirona de Salt para verlos en directo y dónde hice primera fila. Esa noche me pregunté varias veces por que había tardado tanto en descubrirlos… Y me llevé un gran recuerdo conociendo a la banda después del concierto, dónde me firmaron el álbum e incluso me hice con el setlist de Bart. Apenas 2 meses más tarde repetía muy cerca de la barrera en el Cruïlla, pero en esa ocasión super bien acompañada por Jaume (acreditado en el festival) y Agus. Los tres repetimos en La Mercè y con Agus de público en La Hora Musa. Me enganché muy fuerte a ellos, lo reconozco.

Desde dónde arden los cometas

Quiero que tu mente vuele,
que defiendas tu ambición,
que nunca te traiciones,
que persigas tu pasión.

Que dejes huella en tu gente,
que no pierdas la ilusión,
que sueñes lo imposible
y que lo hagas porque sí.

Me hacía especial ilusión que este post se publicara hoy, 22 de mayo. Hace una semana Dorian anunciaba por sus redes sociales que estrenarían el videoclip de Cometas. Un tema que a primera escucha me llamó muchísimo y que se ha convertido en mi favorita de ellos, y dónde se escucha claramente la voz de Belly acompañando Marc.

Cometas es un rayo de esperanza, un cántico a un futuro incierto que empezó a componer Lisandro y que más adelante añadieron arreglos Marc y Belly. Un contraste a todo lo que he analizado en este post. También para Marc, Cometas es una canción que a nivel personal representa cumplir su sueño de formar una banda del calibre de Dorian. Recuerdo en La Mercè del año pasado que Marc dio un speech motivando a la juventud de que nada ni nadie impidiese que lucharan pos sus sueños antes de empezar a tocar este tema. Y en ese momento ya intuíamos qué tema se podía venir a continuación.

El videoclip se ha rodado en varias localizaciones: Tijuana, Arizona, Nuevo México, Texas y Barcelona. A parte del aire esperanzador del tema, tiene otro significado que cobra mucha fuerza con las localizaciones: la frontera entre México y Estados Unidos. Cometas es también una crítica político-social con los muros para evitar la inmigración, no sólo en América si no, incluso países europeos. Además, la mitad final del tema está rodado en lo que parece el Parc Audivisual de Catalunya en Terrassa, dónde vemos unas cuidadas escenas de los 5 miembros de la banda con bengalas y humo de colores.


dorian1

Mi primer concierto de Dorian el año pasado en La Mirona | Foto: Esther Cobos

Dorian te hacen bailar entre cañonazos de confeti mientras sus letras te desgarran por dentro. Es una fórmula que desde los inicios de la banda ha estado ahí presente, y cuando una banda lleva casi dos décadas en la carretera, es señal de que funciona a la perfección. Melancolía, tristeza, crítica social… Experiencias vividas con las que el público se siente identificado y hace las canciones de la banda suyas. Y en muchas ocasiones, con referencias culturales y filosóficas, dónde se refleja claramente los estudios de Marc en el ámbito de la filosofía.

Desde finales de febrero tengo una cuenta atrás para el FIZ de Zaragoza y ver a Dorian (por 5ª vez en apenas año y medio). Dada la situación actual, no creo que podamos disfrutar del festival, así que tocará esperar si la próxima será en Zaragoza, Barcelona, Girona o como ellos dirían… A Cualquier Otra Parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s