[REPORTAJE] RABO LAGARTIJA 2018: SEGUNDAS PARTES, A VECES, SÍ SON BUENAS.

La Pegatina, cabezas de cartel de la segunda jornada del Rabo Lagartija 2018.

Estamos de vuelta con el repaso al Rabo Lagartija, de la misma forma que estaba yo de vuelta alrededor de las siete de la tarde del viernes en Villena.

Una ducha, unas cuantas horas de sueño reparador y un cambio de mochila con ropa más adecuada para el sorprendente frío de las noches en el camping y listo para despegar.


SKINDRED Y THE SKATALITES: DE CÓMO COMENZAR BIEN UNA SEÑORA FIESTA.

A decir verdad, llegaba un poco con el agua al cuello, como se suele decir, pues ya habían pasado dos o tres grupos y me encontraba entrando al recinto hacia los últimos minutos de Skindred, que disfruté como un enano, ya que los galeses estaban rompiendo piernas a base de saltos con su interesantísima mezcla de metal con reggae.

Es más, si pudiera resumir los escasos diez minutos finales que llegué a ver de este grupazo, diría que son una pura explosión de ritmo que harán que no puedas evitar, como mínimo, pegar algún que otro salto, o intentar abrir un pogo. En definitiva, no veo la hora de poder tener otra ocasión para verlos, sea en concierto propio o en un festival.

Tras la asombrosa demostración de Skindred, el público se movió como un solo bloque hacia la izquierda, donde se encontraba el otro escenario, para agolparse a los pies de uno de los grupos más veteranos del ska, por no llamarlos los papis del género, The Skatalites. Lo que me sorprendió principalmente fue que gente tan mayor fuera capaz de dar una fiesta como ellos dieron. Sinceramente, no veía algo parecido desde el concierto de Rancid en la pasada edición del Mad Cool Festival, concierto en el que, del mismo modo que ocurrió en esta ocasión con el público de The Skatalites, no había una sola persona, sobre todo si era extranjera, con los pies pegados al suelo.

En resumen, puedo decir que me llevo una grata sensación después de ver su actuación, porque son un grupo de directo, directazo más bien, aunque no creo que fuera capaz de ponerme alguno de sus temas en la tranquilidad de mi casa. A menos que quisiera montarme una fiesta, porque eso es lo que hacen, fiesta pura y dura.

LA M.O.D.A. : SUPERANDO CUALQUIER EXPECTATIVA.

Finalizada la hora de The Skatalites llegaba el turno de La Maravillosa Orquesta del Alcohol.

La M.O.D.A fue, creo poder decir, uno de los grupos más esperados de aquella tarde, sin contar por supuesto a La Pegatina, que vendría más tarde.

Sin embargo, si habéis estado pendientes de la página estos últimos meses, especialmente desde la pasada Navidad, sabréis que La M.O.D.A. se coló entre los mejores temas y discos del año escogidos por los chicos y chicas que colaboramos en la web.

Y yo estaba allí dispuesto a comprobar si realmente merecían la pena en directo tanto como en digital. Iba con cierta predisposición a disfrutar como un pequeñajo, sobre todo según lo que había oído de su actuación en el Low Festival, pero no quería hacerme ilusiones demasiado rápido.

Y menos mal que no lo hice, porque ni de lejos habrían llegado a parecerse siquiera a lo que se vivió durante los cerca de setenta minutos que duró su actuación.

No había gente que no se supiera alguno de sus temas, al contrario, la mayoría los conocíamos casi todos, sino todos, siendo esto de sobra agradecido por la banda, que llegó a quedarse en silencio durante unos momentos dejando al público cantar uno de sus temas más conocidos, Héroes del Sábado.

He de decir que me sorprendió la fuerza con la que se dejaban la vida cada uno de los integrantes sobre el escenario, en temas como Himno Nacional o Naufragar o naufragar, en todos en general, imprimiendo una emoción y una pasión que se contagiaba a cualquiera que se encontrara entonando alguna parte de la canción de turno.

En resumen, se me hicieron escasísimos los minutos que tuvieron, y no me gustaría perdérmelos en cualquier otra ocasión que tenga para verlos, porque merece mucho la pena dedicar tiempo a una banda que demuestra tanta pasión por lo que hace y por su público.

ROZALÉN: EL ARTE DE UNA VOZ QUE ES MÚSICA POR SÍ SOLA.

Tristemente, o no tanto, en un festival después de un grupo va otro, y las cosas tienen que continuar. En este caso era el turno de Rozalén, que dio comienzo a su paso por el escenario con una impresionante y preciosa La Puerta Violeta.

Su melodiosa voz, acompañada de Beatriz Romero, su intérprete de signos, regalaba los oídos de la inmensa cantidad de gente que no quería perderse su actuación. Si tengo que ser sincero, debo decir que en más de una ocasión se me pusieron los pelos de punta, porque pensaba que no era normal que una voz como aquella pudiera salir de una garganta humana.

Y sin embargo ahí estaba, dando fiesta con temas como Girasoles, y poniendo la nota melancólica con un tema dedicado a su tío abuelo, Justo, víctima del régimen franquista, al que pudo encontrar en una fosa común gracias a su profesión.

Por todo esto, no puedo tener más que buenas palabras para esta pedazo de artista, que está creciendo como la espuma, cosa de la que me alegro y que espero que siga igual, porque fácilmente podría decirse que es una de las mejores voces que podemos encontrar ahora mismo en la escena musical española, sino internacional.

LA PEGATINA: FIESTA VAYAN DONDE VAYAN, Y ALGUNA QUE OTRA COSTILLA ROTA.

La auténtica fiesta vendría a continuación con La Pegatina. Es cierto que ya los había visto con anterioridad, y ya se habló de ellos en la crónica sobre el Viña Rock que pudisteis leer en la página.

Sin embargo, aun habiendo presenciado su potencial con anterioridad, no podía terminar de creer que hubiera tanta gente dispuesta a pegarse empujones y pisotones al ritmo de Lloverá y Yo Veré, o de acordarse de la pobre Mari Carmen, a golpe de voz y de dejarse la garganta.

Pude escuchar a un chico que era un gran fan de la banda, para el que sería la primera vez viéndolos, decir que se había hartado de ver vídeos en youtube de conciertos pasados, y que era una auténtica fiesta, que solamente había comprado su abono por verlos a ellos.

En realidad no creo que llegara a imaginar siquiera la magnitud de lo que son capaces de provocar los catalanes en cualquier sitio en el que ponen los instrumentos y la voz. Sinceramente, espero que disfrutara tanto, o más a poder ser, de lo que yo lo hice al son de Y volar o Y se fue.

Duele reconocer que poco antes de finalizar su concierto tuve que abandonar la pista, pero más me dolían las costillas en ese momento, y creedme cuando os digo que aprecio mi vida.

Es por esto que decidí tomarme un descanso: una cervecita fría, un bocata de lomo y ver al Canijo de Jerez muy de lejos, poco más atrás de la pantalla que había en medio del público fue suficiente para reponer fuerzas antes del concierto de Desakato.

DESAKATO: ¿PARA QUÉ QUEREMOS LOS PIES, SINO PARA SALTAR?

Y no pude haber tomado una decisión mejor. Porque iba dispuesto a dejar de tener voz y podéis apostar lo que queráis a que lo conseguí.

Estos sí que se me hicieron cortísimos, con apenas cincuenta minutos para desatarse sobre el escenario…o sobre el público. Y vaya que lo hicieron.

Dejando de lado que temas como Cada Vez, Cuando salga el sol y Octubres rotos, que eran de obligada exhibición, los asturianos no quisieron dejar títere con cabeza, haciendo surf, precisamente, sobre las cabezas del público, abriendo un wall of death enorme, que sin exagerar abarcaba la casi totalidad de la pista, y dirigiendo pogos desde lo alto del escenario que dejarían en ridículo cualquier batalla campal vikinga.

Definitivamente, si eres adicto al punk nacional mas bestia, y bien hecho, o quieres empezar a escuchar algo del género, no puedes perderte a estos pedazo de locos, bien sea en digital o en directo y, a poder ser, en directo, porque son impresionantes.

THE QEMISTS: DRUM AND BASS Y DEMASIADA FIESTA POR HOY.

Siendo alrededor de las dos de la madrugada, cualquiera habría desistido ya. Sin embargo, una de las citas pendientes que tenía personalmente era The Qemists.

Sintiéndolo en el alma, tuve que disfrutar del concierto de Trahstucada desde las lejanas gradas, descansando un poco para poder resistir al concierto de los británicos, que venían dispuestos a acabar con las pilas de todo aquel que se atreviese a pisar algún lugar cercano a su escenario.

Y así fue. Un sampleado en directo acojonante, con una potencia vocal por parte de sus dos cantantes casi prohibitiva para las horas que eran fueron suficientes para poner el broche de oro a una de las jornadas más completas del festival. Run You, especialmente, fue uno de los temas que más disfrutó el público, yo entre ellos, por lo locos que se volvieron los de Brighton sobre las tablas.

Finalmente, antes de ir derecho a la tienda a dormir, pudimos disfrutar de la compañía de Bruno Balanta, uno de los dos vocalistas del grupo, que no dudó en bajar hasta la valla para hacerse fotos, firmar autógrafos e intercambiar algunas palabras con los que allí nos quedamos.


En resumen, creo poder decir que fue el día más bestial de todo lo que dio de sí el festival, igual que sí puedo decir que no hacía sino afianzar mis ganas por volver ya el año que viene, aunque aún quedase un día más de festi.

Y sobre esta última jornada os hablaré en el próximo post. Mientras tanto, espero que os de por escuchar algunos temas de los artistas que derrumbaron el polideportivo de Villena aquel viernes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s