[Especial MUSE] Capítulo 6: El derrape

“Todo proceso natural y tecnológico funciona de tal manera que la disponibilidad de la energía restante disminuye. En todos los intercambios de energía, si no hay energía que entra o sale de un sistema aislado, la entropía de este sistema aumenta. La energía fluye continuamente de ser concentrada, se dispersa, hacia fuera, perdida, e inútil. Nueva energía no puede ser creada y la energía de alta calidad está siendo destruida. Una economía basada en crecimiento ilimitado es insostenible.”

Puede que alguno de nuestros lectores tenga conocimientos de termodinámica, pero mi pregunta va dirigida al gran público. Como si acabarais de leer arameo, ¿verdad? Pues la sensación que se te queda tras leer esta ley que da nombre al sexto trabajo de estudio de Muse es exactamente la misma que la que produce la escucha del disco. Perplejidad absoluta.

CONTEXTO DISCOGRÁFICO

Tras el viraje de sonido que supuso The Resistance, el trío de Devon buscaba ir un paso más allá de cara a su siguiente álbum. Como declaró Chris Wolstenholme en noviembre de 2011, casi un año antes de que The 2nd Law viera la luz, lo nuevo de Muse iba a ser “radicalmente diferente” a lo que la banda había hecho hasta ahora. Amén de dejar caer en otras intervenciones que estaban “experimentando” con nuevos sonidos en el estudio.

Y no le faltaba razón al bueno del bajista. El primer aviso llegó con la salida prematura del single Survival. La causa de que el corte fuera lanzado 3 meses antes que el álbum es cuanto menos particular. Con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos de Londres (estamos hablando de 2012), Muse, como referente del panorama musical británico del momento, fue el grupo elegido para componer la canción del evento, tema que vio la luz en el mes de junio. Y si bien la brutal grandilocuencia del trabajo dejaba a las claras la huella de Muse, se notaba algo diferente. Sensación que se acentuó sobremanera a mediados de agosto, cuando el segundo single del CD, Madness, dejó helados a los fans más acérrimos de los de Teignmouth.

Pero ahondaremos en ello más adelante. Ahora, sin más dilación, pónganse cómodos y disfruten de la vuelta a La Musikalité de esta sección. Tras meses de ausencia, volvemos a viajar por la carrera de Muse. Es el turno de The 2nd Law.

THE 2ND LAW: EL DERRAPE

El nombre del sexto álbum de estudio del trío inglés, como ya hemos dejado caer anteriormente, hace referencia a la Segunda Ley de la Termodinámica, que podéis releer en el primer párrafo del artículo. Siempre en su línea paranoide, conspiratoria y basada en temas de notable complejidad, Matt Bellamy recurre a términos científicos para criticar una vez más el a priori insostenible sistema de vida que trata de perpetuar la humanidad. La portada del disco, que debo decir que me encanta, es una imagen del Proyecto Conectoma Humano que representa las vías del cerebro. Dentro del librillo de letras se pueden encontrar más fotografías de esta iniciativa.

Pero vamos de una vez a lo interesante, a la música. Como nos tienen acostumbrados, y a pesar de la particularidad general del trabajo, Muse hace una entrada como a ellos les gusta, a lo grande. Supremacy, a mi parecer el segundo mejor corte del disco (más adelante veremos al campeón), es la enésima prueba de que los chicos de Bellamy son el máximo exponente actual del rock épico. La pieza es exquisita a nivel instrumental, con instrumentos de cuerda que resultan fundamentales a lo largo del tema, la creación de una impresionante atmósfera de epicidad y un espectacular derroche vocal y de falsettos de Matt como hacía tiempo que no le veíamos. La letra, paranoica y conspiranoide a más no poder, al más puro estilo Muse. No llega al nivel de New Born del Origin o de Uprising del The Resistance, pero es un inicio que para nada se queda atrás.

Como dato, la canción estuvo entre las finalistas para entrar el soundtrack de Skyfall, la película de James Bond que fue estrenada aquel año, aunque se quedó fuera en última instancia.

Y llega Madness. Wow. Junto a Undisclosed Desires, el gran debate de la discografía del grupo. Madness es una de las grandes declaraciones de intenciones de The 2nd Law. Percusión electrónica simple, bajo también electrónico (en el vídeo que tenéis anteriormente veréis que no solo a nivel de sonido), guitarra puntual y voz y letra ultrasentimentaloides, dedicada a la actriz Kate Hudson, su novia por aquel entonces y madre de su hijo Bing. La canción lleva ese tono minimalista durante dos minutos y medio hasta que rompe en un outro de puro U2, en el que Matt se desgarra declarando que necesita el amor de su amada.

Personalmente, el tema me gusta bastante. Si bien es la definición de tema “comercial” (no en vano alcanzó los primeros puestos en las listas de todo el mundo y recibió una amplia aprobación por parte de la crítica), yo soy fan de las dos caras de Muse, la “sucia” y la experimental, y este Madness es una gran, gran composición. Que ojo, sigo prefiriendo al grupo rockero ácido que deslumbró en Origin of Symmetry y Absolution, pero los grupos evolucionan para no estancarse. O eso dicen.

Es curioso que Panic Station sea un tema tan divertido, tan bailongo. Funky. Funky. Ese funky que en sus inicios dijeron los de Devon que nunca compondrían. Qué vueltas da la vida, ¿eh? Buen tema también, muy recomendable y mención especial a la simple pero efectiva línea de bajo de Chris, al que por una vez le vemos haciendo (aunque sea muy sutilmente) slap. Mención especial al maravilloso videoclip que tiene esta canción y que os tengo que dejar aquí por narices. Absolutamente imprescindible.

Esto del Prelude ya lo habíamos visto de otra forma en el Absolution, con ese Interlude guitarrero que precedía a Hysteria. Pero a día de hoy, casi 5 años después, sigo sin entender qué pinta aquí. ¿Intentar que parezca que el disco tiene más canciones? Lo gracioso es que en la última gira de la banda, el Drones World Tour, al que asistí y del que hice un reportaje, lo metieron como intro de Starlight. Cualquiera entiende al señor Bellamy.

Un Prelude que nos introduce a la anteriormente mencionada Survival. Los que leéis mis ponencias sobre Muse sabéis que soy un gran fan. Que a pesar de los fallos que puedan cometer, sigo al pie del cañón incondicionalmente. Pero no tengo ningún problema en decir que nuestro amigo Matt tiene un ego más grande que él. Esta Survival es un ejemplo de ello. ¿Para una canción de los Juegos Olímpicos era necesario ese despliegue de solos de guitarra y tal? La grandilocuencia del tema puede encajar con su cometido, pero aun así deja frío, como que le falta espíritu olímpico (la letra no parece predicar el juego limpio precisamente). No niego que me la he escuchado bastantes veces, pero eso es algo que he hecho con tooooda la discografía. Y esta Survival, aunque puede servir para motivar en algún momento puntual, es prescindible.

Allá por 2012, Matthew James Bellamy y la actriz Kate Garry Hudson concibieron un retoño, al que llamaron Bingham Hawn Bellamy. Durante el embarazo de la señorita Hudson, Matt grabó con su iPhone unos latidos de su hijo durante una ecografía. En un acto de amor, compuso este Follow Me en el que promete a su hijo que siempre le protegerá, y utilizó la grabación de esas primeras señales de vida de su primogénito como intro de la canción. Cabe mencionar también que la canción fue grabada con instrumentos convencionales para luego, siguiendo su camino de experimentación, arreglar los sonidos de manera que pareciesen todos electrónicos. El resultado es curioso, pero en directo sigue petando más, con instrumentos de verdad. Mención especial también para los enormes coros de Chris.

Es un buen tema, pero es en este punto en el que confirmamos definitivamente la transformación del Matt paranoico (Supremacy aparte) al Matt enamorado. Ay, Kate…

Pero eh, momento de relajarse, cerrar los ojos y abrir los sentidos. Momento de la suave y aterciopelada Animals. A mi parecer, el mejor corte de este The 2nd Law. Os la dejo también en directo, lo merece.

Los británicos nos sorprenden con un compás 5/4, sobre el que empieza una pegadiza melodía de piano que rápidamente corre a buscar al magnífico bajo de Chris y a la constante batería de Dom. La base es perfecta, y es acompañada en momentos puntuales por exquisitos punteos de guitarra. El tema va subiendo en intensidad, “cabreándose” con los poderosos (vistazo a la letra), incluyendo un solo maravilloso y explotando al final, arrastrándonos a todos a esa rebelión contra los “animales” que gobiernan el mundo con puño de hierro con el despotismo por bandera. De lo mejor que han engendrado estos hombres.

Unos cuantos párrafos arriba he comentado la conversión de Matt en un ser desgarrado y repleto de amor, dulzura y arcoiris. Explorers es otro ejemplo de ello. Casi 6 minutos de balada al piano, empalagosita y ñoña. El tema no es del todo malo, pero sabemos que los de Devon tienen una capacidad de componer canciones suaves que supera por mucho lo que nos muestran aquí. Irrelevante.

Junto a Falling away with you y a Exogeneis Symphony Part 2: Cross Pollination (no incluimos el último álbum Drones, eso para el capítulo siguiente), Big Freeze es el tercer tema que el trío de Teignmouth no ha tocado NUNCA en directo. Y joder, este mola. No tiene nada especial, es un tema simple y pasable, pero la base rítmica es fuerte y eso siempre tiene gancho en directo. Lo dicho, prescindible, pero tampoco como para marginarla así.

Y asistimos a un momento histórico, amigos. Por primera vez en 18 años de carrera, Matt se echa a un lado (sí, habéis leído bien) y cede hueco a Chris y a dos temas compuestos por él y cantados por él. Dos temas que curiosamente son el día y la noche. Tenemos una de las peores canciones de la discografía de Muse, Save Me. Qué coñazo, amigos. Bof. Chris habla en ambos cortes de su pasada adicción al alcohol, pero en este no transmite nada. Fatal.

Pero el otro tema… buooooooh. Qué cambio, qué dureza, qué violencia. Liquid State es de lo mejor del álbum. Dura, fuerte, agresiva, rápida. Esta vez Chris sí que se luce y transmite lo jodidamente mal que lo ha pasado, sumergiéndonos en ese descenso a la mierda y a los infiernos que provoca el alcoholismo. Cojonudo corte. Si escucháis el disco, podéis saltaros Save Me. Pero más os vale escucharos este Liquid State.

Muse en un concierto del Unsustainable Tour con Charles, el Robot

Y llegamos al binomio que da nombre al disco: The 2nd Law: Unsustainable y The 2nd Law: Isolated System. La primera pata es la tan cacareada canción dubstep del álbum. En palabras de Matt, Skrillex sirvió de inspiración para uno de los temas del trabajo. Pues aquí lo tenemos. En su línea experimental, Muse crea lo que yo he acuñado como “rockstep”. A mí personalmente me gusta la canción con su voz en off y tal, pero es cierto que puede resultar una puñalada en todo el pecho para los más puristas. PD: Charles, el robot. Buscad en YouTube. Maravilloso.

El CD cierra con la segunda parte del dúo. Isolated System es un tema distópico, que evoca una dimensión paralela, el final del mundo. Con un magnífico piano constante, una voz electrónica y una percusión electrónica también aparecen a ratos para crear una atmósfera impresionante, que te sumerge en ese “sistema aislado” que origina la canción. Cierre por encima del nivel del disco.

CONCLUSIÓN

Siempre he tenido sensaciones encontradas a la hora de entrar a valorar este sexto álbum de estudio de Muse. Tema por tema, la mayoría están aceptables. Incluso alguno como Animals es una pasada. Pero es inevitable notar que se les ha ido la mano con lo de explorar límites y lo de experimentar con sus horizontes musicales. Porque el resultado ha sido de claro descenso de nivel si tomamos como referencia sus anteriores trabajos, volviendo quizá a un estado de calidad similar al de su disco debut, Showbiz.

Hay cosas que también me desagradan musicalmente hablando. Salvo en contadas excepciones, el bajo de Chris pasa muy desapercibido, y la percusión de Dom baja notablemente en contundencia (Panic Station es la excepción que confirma ambas reglas). Tampoco Matt luce especialmente ni a la guitarra, ni a la voz ni al piano, y no hay ningún tema que nos deje la sensación de que va a quedar para los anales de la banda. Quizá y solo quizá, Madness gracias a su éxito comercial.

Muse buscó, como ya hemos dicho, explorar sus límites musicales. Y se chocó contra ellos. Derraparon. El propio Matt dijo, tiempo después del lanzamiento del álbum, que no estaba contento con el trabajo que habían realizado. Normal, amigo, normal.

Muse grabó el DVD de la gira en un concierto en el Estadio Olímpico de Roma

El proceso de experimentación y de incremento del uso de la electrónica que comenzó con Black Holes and Revelations y que continuó con The Resistance, concluyó aquí, con ese derrape. A raíz de ello, el trío británico comenzó a currar en su siguiente CD, contestando todas las preguntas referidas a éste con un claro mensaje. “Nuestro próximo álbum no tendrá nada que ver con The 2nd Law. Será un retorno a nuestras raíces”. Imposible crear más hype, sobre todo a los más acérrimos fans de los antiguos Muse, esa banda alocada, ambiciosa, grandilocuente y ácida. Al haber madurado, la curiosidad por ver cómo Matt, Chris y Dom iban a intentar volver a ser esa explosión de sonido primitivo era muy, muy alta. Pero eso, amigos, es otro capítulo.

Puntuación: 3,25 de 5.

Chema Medina

Si te gustó, no te pierdas las otras entregas de la serie:

Capítulo 1. Showbiz: El origen de los tiempos

Capítulo 2. Origin of Symmetry: La explosión

Capítulo 3. Absolution: La confirmación

Capítulo 4. Black Holes and Revelations: La búsqueda de nuevos horizontes

Capítulo 5. The Resistance: El viraje definitivo

Síguenos en Twitter: @lamusikalite

En Facebook: La Musikalité

Y en Instagram: @lamusikalite

Anuncios

4 comentarios en “[Especial MUSE] Capítulo 6: El derrape

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s